Alternativas al Aceite de Oliva

Presiona aquí para escuchar esta nota o continúa leyendo...

El aceite de oliva es el ganador indiscutido a la hora de cocinar debido a sus propiedades saludables, pero no es el único. Aquí analizamos otros tipos de aceite no tan beneficiosos, pero igual de aptos para la cocina.

Otros aceites para usar en la cocina

El aceite de oliva es, sin dudas, el más sabroso y sano de todos los aceites que se utilizan en la cocina, además de contener mayor cantidad de beneficios para nuestro cuerpo. No obstante, existen otras variedades de aceite que pueden servir para distintos propósitos e igualmente saludables.

Aceite de girasol

De sabor y propiedades muy parecidas a su homólogo de oliva, el aceite de girasol contiene vitamina E en abundancia, que resulta buena para el corazón y para las personas que sufren de colesterol. Es ideal para aliñar ensaladas y otros alimentos en crudo, dado que es mejor no utilizarlo con altas temperaturas.

El aceite de girasol es más barato que el de oliva, y su sabor es un poco insípido y no tan sabroso como el segundo.

"Cualquier aceite siempre es mejor en su versión virgen que refinada, y en general, es preferible utilizarlos en crudo."

Aceite de maíz

De composición muy parecida al anterior, el aceite de maíz es igualmente cardiosaludable y ayuda a luchar contra el colesterol alto. En este caso, sí se puede utilizar para freír, aunque no es recomendable hacerlo a temperaturas demasiado altas y tampoco volverlo a utilizar más de una vez.

Aceite de sésamo

Este aceite no aporta tantas cualidades nutritivas como el de oliva, pero aún así se recomienda para personas con problemas cardiovasculares, y es que el 85% de sus ácidos son insaturados (es decir, no tienen el llamado colesterol "malo"), y cuenta con la ventaja de que favorece la digestión. Al principio, su sabor nos puede resultar un tanto diferente, dado que se utiliza especialmente para condimentar platos orientales, aún así es bastante agradable en el paladar.

Aceites no recomendables: coco y palma

Los aceites de coco y palma no se suelen aconsejar para el consumo humano por su gran contenido de grasas saturadas, pese a que hay gente que los utiliza en determinados platos. Esto no significa que sean más calóricos que los demás, porque todos estos aceites tienen más o menos las mismas calorías, sino que simplemente no dispone de un contenido saludable.

"No se debe esperar a que el aceite humee cuando se pone a hervir, ya que puede segregar una sustancia tóxica."

Se debe tener en cuenta que cualquier aceite siempre es mejor en su versión virgen que refinada, y que en general, es preferible utilizarlos en crudo, de lo contrario, el calor puede restarles propiedades, así que lo mejor es aliñar los platos y comidas justo antes de servirlas y no antes.

Una última recomendación: no se debe esperar a que el aceite humee cuando se pone a hervir, ya que puede segregar una sustancia tóxica no beneficiosa para la salud.

Usos del aceite de oliva

Los usos más habituales del aceite de oliva

El aceite de oliva es reconocido mundialmente como un aceite con importantes propiedades para la salud. Es utilizado habitualmente en las cocinas, aunque también puede emplearse para el cuidado de nuestro cuerpo, ayudándonos a hidratar nuestra piel, tratar cicatrices e, incluso, los eczemas.

Te puede interesar
Más sobre Nutrición y Alimentación

Gracias por leer Alternativas al Aceite de Oliva, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y compartí este artículo.

Te puede interesar

Usos del aceite de oliva

Cómo hacer un bizcochuelo de aceite de oliva

Cómo reconocer la variedad de aceites de oliva