Cómo se practica la terapia de la flotación

Qué es la terapia de la flotación

Los tiempos en los que vivimos son acelerados, y la propia sociedad puede llevar al borde del ataque de nervios hasta la más serena de las personas. Por eso, no debemos esperar hasta el último momento para comenzar a relajarnos: debemos hacerlo de manera regular, aunque no notemos estrés en nuestra vida.

Para iniciar nuestro proceso de relajación podemos valernos de alimentación saludable y ejercicios regulares, complementando con una o varias terapias convencionales o alternativas. Entre estas últimas está la terapia de flotación, que es la práctica de técnicas de flotación en agua, de espaldas, dejando que el líquido nos albergue y relaje nuestro cuerpo, mientras nuestra mente se desenchufa de las preocupaciones y queda absorta en un estado de relajación profunda.

Consejos para practicar la terapia de la flotación

  • Mediante la terapia alternativa de la flotación, se pueden tratar diversos males, ya sean físicos, como dolencias, malestares, migrañas, algunas enfermedades específicas como las cardiopatías y la hipertensión, dolores musculares, articulares, y hasta adicciones como el tabaquismo; o también mentales, como el estrés, la ansiedad y otras.
  • Aunque se puede programar una terapia de flotación hogareña, lo mejor es hacerla en un ambiente controlado, con personal especializado, ya que las condiciones de composición del agua, así como su temperatura, son fundamentales para definir la efectividad de esta terapia. El agua de la terapia es fundamental: debe tener una carga de sales minerales que favorezcan la flotación, para minimizar la sensación de gravedad en el cuerpo.
  • Mediante la terapia de flotación se logra que los músculos se relajen. Al estar en contacto con el agua, el ritmo cardíaco disminuye saludablemente, y la respiración se estabiliza y regula. Así, se logra un estado óptimo de la presión y circulación sanguínea, se optimiza el consumo de oxígeno, y también se liberan endorfinas, que son sustancias naturales conocidas por sus efectos de mejora del ánimo y alejamiento del dolor.
  • También durante este estado de relajación se disminuyen las ondas alfa y beta cerebrales, y se llega a un funcionamiento cerebral en ondas theta, que son más lentas y estables. En el cuerpo se siente una leve somnolencia, y por ellas se mejora la claridad y la memoria.
  • También durante la terapia de flotación se obtienen mejoras a nivel estético, lo que influye positivamente en el estado de ánimo. Las sales y sustancias que enriquecen el agua son beneficiosas para la piel, y se favorece también la hidratación. Al salir del "flotario" (la piscina de la terapia), la persona se siente más relajada y en equilibrio, y también se aprecia con una mejor apariencia física.
  • Hoy muchos centros de salud y bienestar ofrecen esta terapia alternativa, que te recomendamos ya sea por sufrir males, dolencias y pesares, o también para prevenirlos.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Gracias por leer Cómo se practica la terapia de la flotación, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social