Cómo Salvar a la Empresa de la Quiebra

Hay una estadística bastante desalentadora para quienes están emprendiendo: la mayoría de las PyME no durarán más de dos años. Sin embargo, hay maneras de evitar la quiebra si sigues estos consejos.

Tips para evitar la quiebra de tu empresa. Consejos para evitar que tu empresa caiga en bancarrota. Estrategias para evitar la quiebra de tu empresa

Cómo Evitar la Quiebra de tu Empresa

Consejos para Evitar la Quiebra de tu Negocio

Para evitar que tu negocio caiga en la bancarrota y tengas que cerrarlo, es conveniente que realices estrategias nuevas, adaptadas a la situación en particular y al tipo de cliente al que te diriges. Con la crisis económica que azota a muchos países, es fácil pensar que una empresa pequeña se vaya directo a la quiebra.

El problema no son las finanzas de un país (aunque tienen mucho que ver) sino cómo afrontamos el momento. Si un emprendimiento no paga sus deudas, tiene más empleados de los que puede, gasta en cosas sin sentido, etc., es más probable que esto suceda. Veamos algunas estrategias interesantes para evitar la quiebra.

6 consejos para evitar la quiebra de tu empresa

1. Detecta las señales de que 'algo está mal': Esto es fundamental para poder resolver el problema con la mayor anticipación posible. Cuando la empresa empieza a tener pérdidas, baja la cantidad de clientes o sufre falta de liquidez, hay que poner manos a la obra y determinar de dónde provienen esos inconvenientes. Si lo dejas para más adelante irán en aumento y se volverán imposibles de resolver.

Tips para evitar la quiebra de tu empresa. Consejos para evitar que tu empresa caiga en bancarrota. Estrategias para evitar la quiebra de tu empresa
Es probable que las estrategias que funcionaron hace algún tiempo ya no sean tan eficaces. Cámbialas si quieres evitar la quiebra

"Detecta dónde está el negocio o de qué manera puedes hacer que los consumidores se interesen por tus productos para evitar la quiebra."

2. Acepta que el emprendimiento no es el mismo que al principio: Es probable que las estrategias que funcionaron hace algún tiempo ya no sean tan eficaces porque las personas cambian, el mercado y el nivel de consumo también. Detecta dónde está el negocio o de qué manera puedes hacer que los consumidores se interesen por tus productos para evitar la quiebra.

3. Estudia al cliente actual: Debes tener en cuenta que hay algunos artículos que las personas dejan de adquirir cuando están en crisis o pierden el empleo. Estos "commodities" son los que primero se resienten. Quienes antes compraban sin problemas, hoy miran todo desde otra óptica, analizan los precios, buscan ofertas, etc. Conoce sus gustos, cuánto están dispuestos a pagar, de qué podrían rescindir en sus vidas.

4. Acepta opiniones "constructivas": Déjate asesorar con personas que realmente sepan algo del tema, no con tu cuñado o tu padre en un almuerzo familiar (a menos que ellos tengan empresas, claro está). A su vez, es muy beneficioso asistir a reuniones, cursos, congresos, sobre negocios y emprendimientos. Busca las historias de otras compañías que hayan pasado dificultades y supieron salir a flote (hay millones), para poder aplicar algunas estrategias y así evitar la quiebra de tu empresa.

"Si te deshaces de lo superfluo, podrás ahorrar algo de dinero o dedicarlo a lo que realmente importa: salvar a tu emprendimiento de la quiebra."

5. Prescinde de lo superficial: Puede tratarse de infraestructura o máquinas que no se utiliza, un local mal situado, una oficina demasiado grande en un lugar muy caro, gastos innecesarios o imprudentes, un banco que cobra comisiones muy altas o elevados costos para comida del personal. Si te deshaces de lo superfluo, podrás ahorrar algo de dinero o dedicarlo a lo que realmente importa: salvar a tu emprendimiento de la quiebra.

6. Elabora una nueva estrategia: Con la información que irás recopilando en este camino para evitar la bancarrota, puedes aprovechar para delinear un nuevo plan de negocios, teniendo en cuenta qué le gusta a los clientes, qué estás dispuesto a ofrecer, dónde encontrar proveedores más económicos, etc.