Cómo Saber si Estás Deshidratado

Cómo Saber si Sufres de Deshidratación

Si esperas a sentir sed para beber agua, tenemos malas noticias: la deshidratación ya se ha asentado en tu organismo. Por eso, lo mejor es beber agua regularmente, y tener en cuenta estos consejos que te permitirán saber si estás deshidratado, y cómo evitar esta situación tan habitual que ni siquiera notamos que ocurre, ¡pero que te está robando las energías e impidiendo el completo funcionamiento de tu organismo!

Si bebes cualquier cosa, ¿te mantienes hidratado?

La respuesta es un “no, relativamente”. Para mantenerte correctamente hidratado necesitas consumir agua idealmente, aunque otras bebidas colaborarán a tu hidratación, como es el caso de los refrescos no azucarados, los jugos de fruta y algunos más. Comer frutas y vegetales con alto contenido de líquidos puede ayudarte, pero no sería suficiente.

Saber si sufres deshidratación. Sintomas de deshidratación. Claves para evitar al deshidratación

© Depositphotos.com/focuspocusltd

Imagen 1. ¿Sabías que a veces el cuerpo confunde el hambre con la sed?. Aprende a saber si estás deshidratado.

Muchas personas piensan que, porque beben café, té, mate y refrescos, no se deshidratarán. Pero debes recordar que cada alimento y bebida que consumes tiene su propio conjunto de acciones en tu cuerpo. Algunas te deshidratan producto de su composición, otros tienen efectos diuréticos que impiden tu correcta hidratación.

El cuerpo es inteligente y conserva los líquidos para evitar que el problema ocurra, provocando su  retención. Pero lo cierto es que la hidratación requiere de un nuevo abastecimiento de agua limpia para aprovechar sus aportes y poder usarla apropiadamente. La retención de líquidos es sólo un mantenimiento de (a falta de mejores términos) agua “ya usada” dentro de tu cuerpo.

¿Cómo saber si estás deshidratado?

Los síntomas de la deshidratación son fáciles de identificar:

  • Tienes sed (aunque sentir sed es una señal de deshidratación – lo mejor es beber agua incluso cuando no tienes sed).
  • Tienes la boca seca, y la garganta rasposa.
  • Te sientes cansado y débil.
  • Sientes hambre, pero no de un sabor o alimento en particular (a veces el cerebro confunde la sed con el hambre).
  • Te sientes algo mareado.
  • Te sientes irritable.
  • Tu orina es de color amarillo oscuro, y orinas poco.
  • Tu piel se siente seca.
  • Si pellizcas la piel y jalas, notas que se separa mucho de tu cuerpo.
  •  Estás constipado.
  • Tienes jaquecas.
  • Tienes mal aliento.
  • Sufres calambres musculares.
  • Antojas comer azúcares, pero al hacerlo no satisfaces tus antojos.
  • Sientes tu corazón palpitar algo más rápido que lo normal.
  • Sientes o tienes baja presión sanguínea.
  • En ambientes calientes, no sudas o sudas muy poco.

¿Qué sucede si me mantengo en una constante deshidratación?

Si no reabasteces de agua a tu cuerpo, comenzará a tomarla de otros sistemas:

  • Hasta 8% de la sangre, provocando el estrechamiento de los vasos sanguíneos, elevando el riesgo de coágulos, hipertensión, ataque y paro cardíaco.
  • Hasta 26% del espacio inter-celular: elevando la acidez de tu cuerpo y poniéndote a riesgo de gota, cálculos renales, huesos frágiles y menos inmunidad.
  • Hasta 66% de tus células: poniéndote a riesgo de colesterol y reduciendo la capacidad de funcionamiento de cada sistema, incluyendo la demora del metabolismo, mayor aumento de peso, toxicidad, envejecimiento prematuro y otras.

¿Qué hago para mantenerme hidratado?

Es simple: bebe agua. El ideal es consumir de dos a tres litros por día: menos sería insuficiente para una óptima hidratación, y más sería un exceso (recuerda: ni siquiera lo mejor de este mundo es bueno si lo consumes en exceso). Algunos expertos recomiendan un consumo de 1 litro de agua por cada 36 Kg de peso, y el equivalente por fracción (es decir: 27cm3 por cada Kg de tu peso).

Si no acostumbras beber agua, ve de a poco y aumenta gradualmente tu consumo. Comienza por 4 vasos al día: uno al despertar, uno antes o durante el almuerzo, uno a la tarde y uno antes de ir a dormir. Hazlo una semana y, cuando estés listo, agrega un vaso más. Y así, hasta llegar a los 8 a 10 vasos de agua limpia y pura por día. Recuerda elevar tu consumo después de una noche de alcohol, y cuando comas alimentos de difícil digestión.

Estos consejos te enseñarán a saber si estás deshidratado, y cómo mantenerte apropiadamente hidratado en cada día de tu vida. ¡Pruébalos!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Saber si Estás Deshidratado, te sugerimos que visites nuestra sección Trastornos y malestares.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social