Cómo recuperar la lechuga marchita

Si estás a punto de preparar una fresca ensalada y notas que las hojas de tu lechuga están mustias o marchitas, no te preocupes, te enseñaremos un truco muy útil para estos casos.

Solo tienes que colocar la lechuga en un bol con agua bien fría a la que le añadirás el jugo de medio limón o un chorrito de vinagre.

La dejas allí una media ahora y verás como recuperan su tersura y volverán a estar crujientes.

Gracias por leer Cómo recuperar la lechuga marchita, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social