¿Qué hacer con los Frascos de Vidrio?

Cómo Reciclar Frascos de Vidrio

A todos nos ocurre alguna vez: terminamos las mermeladas, los encurtidos, las conservas, y ya no sabemos qué hacer con los frascos de vidrio que estorban y ocupan tanto lugar. Sí, es cierto que podrías simplemente botarlos al cesto de basura, pero eso no sería demasiado amigable con el ambiente. Mejor sería darles un nuevo uso.

Te animamos a que hagas estas manualidades con frascos de vidrio y puedas convertirlos en elementos funcionales muy fácilmente, para complementar con ellos todos los ambientes y rincones de tu hogar.

Preparando los frascos

Dependiendo de lo que quieras hacer, lo primero que necesitarás serán los frascos limpios y secos. Sigue este procedimiento para quitar las etiquetas de papel y los restos de adhesivo, y acondiciona las tapas a rosca agregando papel de hornear en la parte interior si fuera necesario.

Cómo aprovechar los frascos de vidrio. 12 manualidades simples con frascos de vidrio. Qué hacer con frascos de vidrio vacios? Manualidades con frascos

© Depositphotos.com/asimojet

Imagen 1. Crea ensaladas y llévalas a la oficina fácilmente. Esta es una genial idea para reciclar frascos de vidrio.

Además, dependiendo del trabajo, puede que necesites pabilos, tijeras, pinzas, cúter, abrazaderas metálicas, etiquetas adhesivas o transferibles, silicona caliente, pintura acrílica, barniz vitral (laca), fotografías, ¡muchas cosas que seguro ya tienes en casa!

12 ideas para reciclar frascos de vidrio

Limpia y seca tus frascos de cristal, y define qué harás con ellos con algunas de estas ideas:

1. Haz contenedores: Para llevar tus ensaladas, tus postres, el yogur o la fruta al trabajo, olvídate de los descartables y carga tus comidas en frascos de vidrio reutilizables tantas veces como quieras. Comerás con estilo, y con mucha elegancia.

2. Crea especieros: Una idea genial para aprovechar los frascos más pequeños: con un clavo y un martillo, haz diversas perforaciones en la tapa, y lima para quitar el filo. Pinta a tu gusto, si quieres, o cubre por fuera con papeles tissue adheridos con cola y pincel. Rellena con sal, pimienta molida o hierbas y especias en polvo, y crea tos propios utensilios de cocina sumamente decorativos.

3. Haz floreros y decoraciones: Limpia el frasco con alcohol, y escribe o dibuja algo encima con silicona caliente. Una vez fría y dura la silicona, pincela con pintura acrílica, limpiando con las yemas de tus dedos sobre la superficie de la silicona. Deja secar y protege con barniz en aerosol, para tener floreros herméticos, seguros y muy decorativos.

4. Convierte los frascos en lámparas: Haz un hoyo al centro de la tapa a rosca. Pasa desde arriba y hacia abajo (a la parte interior) un tramo de cable, jala y anuda para sujetar la pieza. Instala en la parte interior un conector para lamparillas, pon una del tamaño adecuado, y enrosca la tapa al frasco. Cuelga la pieza del cable en el jardín o en cualquier sitio. Por seguridad, si la lamparilla que usas emite calor, haz varias perforaciones en la tapa para permitir la salida del aire caliente.

5. Crea organizadores de todo tipo: Pinta los frascos de vidrio por fuera con pintura acrílica mezclada con laca vitral (o con lacas de colores) y usa para conservar botones, agujas, hilos o elementos de costurería, tus lápices, los elementos del escritorio, y todo lo que se te ocurra. También puedes dejarlos como están, imprimir etiquetas con los nombres de tus ingredientes en papel autoadhesivo o transferible, y ponerlos al frente de tus frascos. Conserva allí los granos, harinas, la sal, el azúcar o cualquier cosa, bien protegida de insectos y humedad, con su tapa de cierre hermético.

6. Conviértelos en pañoleras: Usando el cúter, haz un corte en forma de X al centro de la tapa. Inserta una lima delgada para metales para quitarle el filo. Pon dentro del frasco un paquete de pañuelos de papel tissue, y con cuidado, asoma el primero por el corte que hiciste. Si quieres ocultar el paquete, pinta el frasco o recúbrelo por el interior con un trozo de papel decorativo.

7. Haz un dispensador: Usando el taladro y una broca adecuada, haz un hoyo al centro de la tapa, y lima para quitar el filo al metal. Llena el frasco con algodón, tomándolo con cuidado del paquete para que no pierda su forma, y asoma el extremo por la perforación, para tener un dispensador de algodón. Sigue la misma técnica para colocar papeles absorbentes, papeles para limpiar la piel, toallas desmaquillantes y muchas más.

8. Crea fanales con frascos de vidrio: Sólo adhiere gemas de vidrio de colores en torno al recipiente, usando pegamento universal o cemento de contacto incoloro, y vierte una pequeña base de sal fina o gruesa al fondo. Pon allí dentro velas de noche (de las pequeñitas) y maravíllate con los brillos y reflejos que este fanal fácil hará en tus ambientes.

9. Prepara un organizador de bolsas: Usando el taladro y una broca adecuada, haz una perforación al centro de la tapa. Toma todas las bolsas plásticas que tienes en casa y aplánalas, presionando con tus manos sobre una mesa o superficie firme. Dóblalas a lo alto para formar tiras (su ancho debe ser menor al alto del frasco) y comienza a superponer una tras otra en sus extremos. Enróllalas en un tubo lo suficientemente grande, pero que quepa dentro del frasco. Ponlo en vertical, toma la esquina de la bolsa que quedó al centro, y asómala por la perforación de la tapa para tener un organizador de bolsas genial hecho con frascos.

10. Conviértelos en una vela decorativa: Funde parafina o cera para velas, y agrega el color que quieras. Pon un pabilo de algodón con un sujetador metálico en la base del frasco, y llena con la cera fundida y coloreada, agregando algunas gotas de aceites esenciales si quieres hacer velas perfumadas. Deja enfriar y usa como decoración, y para ambientar tus noches en pareja o con amigos.

11. Haz vasos con pajita: Con un clavo grueso, o el taladro con una broca delgada, haz una perforación al centro de la tapa, lo suficientemente grande para que pase por allí un sorbete plástico. Sírvete tu bebida favorita, cócteles o chocolate, enrosca la tapa, y pon la pajilla que no se moverá y que le dará a tus vasos un aspecto genial.

13. Conviértelos en velas perpetuas: Toma un tramo de soga o hilado grueso de algodón, y sumérgelo en parafina derretida (cera de vela), o al menos ráspalo por una vela común para que tome su cera. Extiéndelo en la mesa, y déjalo enfriar para que quede bien sólido. Fíjalo al centro del fondo de un frasco de cristal con unas gotas de cera derretida, y ve agregando a su alrededor todos los restos de las velas que uses, sin fundirlas, sino simplemente recuperando todos los trozos perdidos. En un apagón, tendrás una vela genial que podrás ir rellenando una y otra vez.

Sólo deja volar tu imaginación y creatividad, y decora tus botes de cristal de acuerdo a tus gustos o a los ambientes donde vayas a lucirlo. Así, sabrás cómo reciclar frascos de vidrio para optimizar tu dinero, y mejorar tu hogar en casi todo aspecto.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué hacer con los Frascos de Vidrio?, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social