Cómo limpiar la nariz del bebé

Limpiar la nariz del bebé suele ser una tarea dificultosa, sobre todo porque el niño se pone molesto, por lo que es necesario realizarla con mucha paciencia.

Cómo limpiar la nariz del bebé

Cómo limpiar la nariz del bebé

Limpiar la nariz del bebé

Si tu bebé esta resfriado y congestionado, seguramente se le tapará la nariz y se le tornará difícil respirar y hasta dormir tranquilo. Por eso es necesario liberar su naricita de esas mucosidades tan molestas.

Consejos para limpiar la nariz del bebé

  • Cuando comiences a hacerlo, háblale a tu bebé con voz calma, para que él pueda sentir tu tranquilidad y sentirse seguro. Las primeras veces seguramente se asustará y tratará de evitar que le limpies la nariz, pero no te preocupes, en poquito tiempo lograrás hacerlo sin problemas.
  • La mejor manera de limpiarle la nariz es con solución fisiológica. Para eso, inclina un poco la cabeza del niño hacia atrás y coloca en cada fosa nasal una gota de suero fisiológico. Deja actuar por unos 10 minutos y retira el moco con ayuda de una perilla de goma o aspirador nasal.
  • Recuerda que el bebé aún no sabe expulsar el moco por si mismo.
  • Si con una sola gotita no es suficiente, ya que el moco es más bien espeso o se ha endurecido demasiado, coloca 2 o 3 gotitas en cada fosa nasal y luego lleva a cabo el procedimiento de la misma forma.
  • Si notas que el bebé se pone muy molesto, deja pasar un rato y vuelve a intentarlo cuando esté más tranquilo. El momento mas factible suele ser después del baño, ya que el bebé se encuentra relajado y además el vapor del agua ayuda a aflojar las mucosidades de manera natural.
  • Recuerda que antes de introducir la perilla en la nariz del bebé debes apretar la misma, nunca debes hacerlo dentro de la nariz.
  • Luego de haber apretado la perilla y colocar la punta dentro de la fosa nasal de niño, empieza a soltarla lentamente, para que vaya aspirando los mocos. Luego, coloca la perilla sobre una servilleta y aprieta para expulsar la mucosidad que hayas retirado. Si la nariz aun presenta mucosidad, vuelve a repetir la operación.
  • Si el moco es muy suave, puedes intentar lavándole la nariz con agua tibia, masajeando suavemente para permitir que el moco se ablande y puedas retirarlo con ayuda de un pañuelito de papel.
  • En ningún caso debes usar bastoncillos o hisopos para tratar de limpiar la nariz del bebé, ya que seguramente solo lograras empujar las mucosidades hacia adentro.
  • Si no tienes solución fisiológica, puedes reemplazar la misma con agua tibia.