La rebeldía de los 3 años: cómo actuar frente a sus rabietas

Los niños de 3 años muestran una etapa de rebeldía que acaban con la paciencia de muchos. Veamos cómo actuar frente a sus rabietas y cómo tratarlos.

Cómo tratar a niños rebeldes de 3 años

La rebeldía de los 3 años: ¿cómo actuar?

Es una edad en verdad complicada para los padres primerizos y sin experiencia previa con los niños. Los 3 años acompañan a pequeños que ciertamente ya no son bebés, pero que aún no son niños chicos que comprendan del todo las situaciones. Aparecen las manipulaciones, las rabietas y berrinches, y también la rebeldía. ¿Cómo actuar frente a la rebeldía de los 3 años?

La rebeldía de los 3 años: cómo actuar frente a sus rabietas
Un refuerzo positivo en las órdenes ayuda a integrar a los niños rebeldes de 3 años

La rebeldía de los 3 años: Háblale en su idioma

Independientemente de cómo hayas educado a tu hijo o hija con respecto al uso del lenguaje, a los 3 años aún no hay un desarrollo completo de ciertos conceptos. Todavía no han terminado de comprender en profundidad las consecuencias, los premios y castigos, y no manejan el castellano de una manera absoluta. Por eso es importante que le hables en términos simples y directos, sin amenazas absurdas ni explicaciones sólo comprensibles por los adultos.

Una de las quejas principales de padres con niños en esta edad se dan a la hora de comer. El pequeño juega, es todo lo que le gusta hacer, y cuando se lo llama a sentarse a la mesa ignora la llamada, desobedece, se sienta a regañadientes y por obligación sin probar un bocado.

En lugar de enojarte o de explicarle difícilmente la situación, “alístate para la cena”, dile que se lave las manos y se siente a la mesa, sin más ni menos que eso. Dile las cosas abiertamente, sin rodeos, con claridad. No le pidas que traiga “un calzado”, dile que traiga “el calzado de las flores violetas que está junto al pie de tu cama”. Esto irá permitiéndole comprender mejor las indicaciones, dejándole el espacio disponible para integrarse al mundo de responsabilidades de un niño ya mayor.

Dale tiempo al niño para evitar las rabietas

Para evitar los berrinches y la rebeldía, dale tiempo de procesar la información. No le digas de un momento al otro que es hora de ir a dormir o de dejar los juegos del parque. Díselo un rato antes, indicándole que “ya falta poco para volver a casa", para que aproveche los últimos minutos de juegos o de estar despierto. Repítelo unos minutos antes de cumplido el tiempo. Luego, díselo una tercera vez bajo la indicación de que “ahora sí, ya es hora de irnos”, levanta tus pertenencias y las de tu hijo, y tómalo gentilmente de la mano o pídele que te acompañe, caminando a tu lado.

El "no" en los niños rebeldes

No te explicaremos cómo enojarte ni cómo regañarlo, pero sí te diremos que se atrapan más moscas con miel que con vinagre. En lugar de enojarte por llegar a las últimas consecuencias, dale tiempo, háblale claramente, y luego elógialo en su comprensión y en su participación. Motívalo a terminar su plato de comida sirviéndole porciones pequeñas y cortándosela en tamaños de bocadillos. Indícale que quien deje su plato limpio tendrá un gran postre como premio y, una vez que coma el último bocado, felicítale por lograrlo. Esto lo motivará a participar más, y a cumplir más velozmente con los mandatos e indicaciones, con tal de ganarse esa tan preciada felicitación.

Para el “no”, utiliza alternativas. El “no” es una palabra agresiva y que despierta la rebeldía en los más pequeños. En lugar de pronunciarla, busca un camino más optimista. En lugar de decirle “vete a jugar pero NO dentro de la casa”, mejor dile "¿quieres ir a jugar al jardín?”; en lugar de “NO bebas refrescos antes de comer” mejor dile algo como “prueba este jugo, es sensacional justo para antes de comer”. Un refuerzo positivo recorre enormes distancias, y ayuda a integrar a los niños rebeldes de 3 años al no percibir el mandato en lo que le estés indicando –sutilmente- que haga.

"A los 3 años los pequeños ya no son bebés, pero aún no son niños chicos que comprendan del todo las situaciones."

'

"Para evitar los berrinches y la rebeldía, dale tiempo de procesar la información cuando tengas que darle una orden."