Cómo hacer Vidrio Esmerilado

Cómo hacer un Falso Vidrio Esmerilado

El vidrio esmerilado, también conocido como vidrio opaco o vidrio ahumado, es una manera espectacular de darle más privacidad a tus ambientes, permitiendo el paso de la luz casi por completo pero bloqueando la visibilidad desde el exterior. Al mismo tiempo, es una manera fácil y eficiente de dar detalles decorativos  a las ventanas de tu hogar, por ejemplo, marcando detalles que eviten que los distraídos choquen de frente con los paneles y puertas incoloras, o para personalizar la cristalería, dar un detalle a los espejos, y mucho más.

El esmerilado real de vidrios se realiza con un medio mecánico (de raspado con arenas y otros abrasivos, y una maquinaria especial que permite su distribución con enorme precisión), o con un medio químico (un ácido que “come” la superficie del vidrio, dando la irregularidad que da el aspecto opaco y blancuzco). Para hacer vidrio esmerilado en casa puedes usar de una pasta química que cumple esa misma función, bastante fácil de aplicar, o también seguir los consejos que verás en esta nota.

Cómo hacer vidrio esmerilado falso. Guía para esmerilar vidrios. Cómo hacer vidrio esmerilado para una ventana.

© Depositphotos.com/Sopotniccy

Imagen 1. Los vidrios esmerilados son geniales para indicar la existencia de divisiones o piezas incoloras.

Pasta para esmerilar vidrios y espejos

Esta pasta es muy fácil de conseguir, aunque puede ser algo costosa para proyectos pequeños (que requieren que compres el bote entero, claro). Lo primero es crear un marco, que puedes imprimir y recortar en papel autoadhesivo. Se lo coloca sobre el vidrio limpio y seco, y se aplica la pasta esmeriladora con una espátula, cubriendo sólo la zona a esmerilar.

Conforme a las instrucciones de cada fabricante se dejará actuar la pasta un cierto tiempo (el sobrante puede retirarse y recuperarse con la espátula, para volver a utilizar). Luego se retira el marco o la plancha con la forma creada, y finalmente se limpia para disfrutar de este acabado simple.

Métodos para hacer vidrio esmerilado en casa

Además de la pasta, hay otras técnicas para hacer vidrio esmerilado. Claro que los medios mecánicos son útiles, pero sólo en zonas amplias (diseños fáciles) y no en dibujos intrincados. Para opacar bordes y marcos, puedes usar una lija al agua de grano fino, o una esponja de bronce o de acero en algunos casos, mientras que los “lápices” grabadores por rotor (poseen una punta diamantada que, al girar y pasar por las superficies, las raspan dejando su marca) ayudarán a hacer detalles más pequeños. Para superficies más grandes (un panel divisor o una puerta de vidrio, por ejemplo), coloca papel autoadhesivo en imitación esmerilado, coincidiendo muy bien sus extremos y repasando para no dejar aire atrapado.

Otro método casero para hacer vidrio esmerilado grande es rociar con una capa pareja de barniz incoloro en aerosol, y espolvorear con fécula de maíz; deja secar a la perfección y sacude en seco, para analizar si necesitas repetir la aplicación.

Vidrio esmerilado con pistola abrasiva

Para esta técnica necesitas una pistola abrasiva de aire comprimido (de 25 galones, aproximadamente), y un medio abrasivo de óxido de aluminio, pues los elementos más blandos no son suficientes para grabar vidrios. Ten en cuenta que, para este proyecto, necesitas una caja de seguridad para el trabajo, y utilizar gafas, guantes y barbijos de protección.

El primer paso es crear el marco en papel autoadhesivo, exponiendo sólo las zonas a opacar en el cristal, quitándolas con un cuchillo de precisión una vez adherido el papel en el vidrio, para asegurarte de mantener el diseño. Coloca el vidrio dentro de una caja de trabajo vidriada, y toma las medidas de seguridad necesarias.

Conecta la pistola abrasiva al tubo de aire comprimido, establece una presión algo baja al principio (unos 80), e incorpora el óxido de aluminio a la caja antes de trabajar. Ahora, empieza a “rociar” con la pistola, pasando por todo el vidrio, y no sólo sobre el diseño, pues el vinilo protegerá lo que no se debe opacar. Hazlo en un movimiento continuo, suave aunque no lento, ni te detengas en un punto, pues lo marcarías de más. Trabaja como si estuvieras pintando con un soplete: sin detenerte, y repasando toda la superficie en una misma dirección, sin superponer.

Repite todo el procedimiento hasta 6 veces en total, corroborando el avance de tu opacado visualmente a través de la ventana de la caja de trabajo. Ya listo, deja asentar, retira el vidrio, y límpialo con cuidado frotándolo con un paño embebido en alcohol. Quita el papel autoadhesivo (usa agua caliente si necesitas, o un medio graso), luego lava este vidrio esmerilado hecho en casa.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Vidrio Esmerilado, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social