Cómo hacer Varillas de Incienso

Cómo hacer Inciensos Artesanales

Para limpiar las vibraciones y energías de tu hogar, al tiempo que ambientar, dar serenidad y también un aroma delicioso, hoy te enseñamos a hacer varillas de incienso, aprovechando ingredientes que son fáciles de hallar en cualquier mercado, y que tienen sólo buenas influencias para convidarle a tus espacios y objetos.

Prepara tus materiales y ponte manos a la obra, para tener siempre una buena cantidad de estas varillas aromáticas y usarlas cada día o cuando tú quieras.

Beneficios de los inciensos

Estos inciensos de varilla tienen múltiples funciones. Por un lado, al encenderlos y quemarse lentamente liberan un humo cargado de influencias positivas, que invaden los espacios y, al seguir su camino hacia el entorno, se llevan consigo las energías negativas que las personas o las situaciones pueden haber dejado en tu hogar.

Varillas de incienso purificadoras. Cómo hacer varillas artesanales de incienso. Pasos para fabricar varillas de incienso en casa

© Depositphotos.com/thodonal

Imagen 1. Enciende uno de estos inciensos purificadores cuando medites, al hacer ejercicios, mientras limpies la casa, cocines o recibas a tus amigos.

Pero también huelen delicioso, lo que le dará un encanto genial a tu hogar, especialmente en invierno, cuando no tenemos la casa tan ventilada como quisiéramos, pero también en el verano, cuando quieras aromatizar y ambientar de un modo relajante y sanador.

Cómo fabricar varillas de incienso artesanales

Prepara estos inciensos a partir de varillas de base, que se aromatizan agregando las fragancias elegidas. Verifica que sean absolutamente neutras, sin aroma ni color, e imprégnalas colocándolas en un recipiente hermético donde agregues los aceites esenciales. Cierra la tapa y deja allí hasta que se absorban los líquidos, y luego deja reposar al menos tres días antes de utilizar.

Para preparar la base de los inciensos artesanales (rinde unas 20 varillas comunes), mezcla en un recipiente profundo, como un vaso alto o una jarra, 1 litro de agua pura tibia (la más pura que consigas), 3 gramos de nitrato de potasio y 50 gramos de fécula de maíz. Ya disueltos en el agua, agrega cantidad necesaria de harina de maderas (que sea especialmente elaborada para inciensos, con un grosor adecuado, secas y neutras), hasta lograr una pasta algo espesa. Créala en una olla pequeña y dale un calor suave para cocinar la fécula y darle más espesor, si prefieres, para después dejar entibiar antes de seguir con la preparación.

Ya listo, sumerge las varillas de madera neutra y virgen unas 3 a 5 veces, para que vaya untándose en la preparación. Inserta la base en un cuenco con sal, arena o en una plancha de telgoporl, y deja que se sequen completamente antes de seguir.

Coloca las varillas perfectamente secas en un contenedor hermético. En un cuenco aparte, mezcla 7 gotas de cada uno de los siguientes aceites esenciales (multiplica esa cantidad si lo necesitas): jazmín de Arabia; jazmín; kevda; rosa y sándalo.

Añade unas 3 a 5 gotas de alcohol medicinal, mezcla bien, y baña con esta mezcla las varillas. Cierra el contenedor y mueve cada una hora, para verificar que los líquidos estén siendo absorbidos de forma pareja. Deja allí por unos 3 días, y conserva los inciensos dentro, retirando de a uno para cada uso.

Así de fácil habrás hecho varillas de incienso artesanales, que permanecerán en perfecto estado y con mucha fragancia durante mucho tiempo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Varillas de Incienso, te sugerimos que visites nuestra sección Manualidades.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social