Cómo hacer una Ecuación

Cómo Plantear una Ecuación

No sólo en el ámbito de las matemáticas, hacer una ecuación es casi tan importante como saber resolverla. Se necesita identificar sus partes y sus objetivos, y esto debe realizarse desde el momento mismo de su formulación.

¿Qué es una ecuación?

De acuerdo a las nociones devenidas de las matemáticas, la ecuación puede definirse como una igualdad, una formulación que posee una incógnita que necesita ser descubierta (en verdad: develada), para lo cual se utilizan los valores conocidos y se los interpreta a través de relaciones. La igualdad queda definida por una correlación bilateral, es decir, los valores son iguales de uno y otro lado del “segundo miembro”, que es lo que separa al resultado y la operación (en nuestro ejemplo, el sigo “=”).

Veamos esta definición en un ejemplo práctico. En la ecuación matemática “x + 1 = 3”, el valor conocido es el resultado (3) y dos de los elementos de la fórmula (“1” y el signo "+"), siendo “x” la incógnita por develar. A partir de un cálculo simple, si al resultado se le resta (relación contraria a la suma) el valor conocido, sabremos que la incógnita equivale a “2”. Así, logramos la igualdad entre las dos partes, la operación y el resultado, es decir: dos más uno es igual a tres, y viceversa.

Componentes de una ecuación. Para qué sirve una ecuación. Contenido de una ecuación. Ejemplo de una ecuación

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

Imagen 1. Recuerda: aunque esta definición es de base matemática, ¡puedes aplicarla a cualquier ámbito de la vida!

Otros tipos de ecuaciones

La “ecuación” está presente en numerosos campos y ciencias. Por ejemplo, en el ámbito de la química regularmente se utiliza el término para señalar una fórmula (composición) o una reacción química, mientras que en el ámbito de la astrología se interpreta a la ecuación como el resultado de un movimiento o desplazamiento de un astro, real o aparente.

Para simplificar los términos, en esta nota nos referimos a la definición de ecuación desde el punto de vista de la matemática (aunque aplicado a numerosos escenarios y situaciones), y la extendemos incluyendo diversos valores y variables. Es decir: los caracteres alfanuméricos de una ecuación matemática, las condiciones por las que se diera una cierta situación (por ejemplo: si hay sequía y riego el jardín, las plantas podrán crecer; si enciendo el lavarropas y le agrego el jabón y el agua, la ropa estará limpia).

Cómo hacer una ecuación

Para hacer una ecuación se debe tener en cuenta los elementos antes vistos: el valor desconocido, el valor conocido, las relaciones que los unen, y la equidad de los valores del resultado y de la operación.

De tal modo, y dependiendo desde el ámbito de aplicación, para plantear una ecuación debemos primero determinar los valores conocidos. Sean números, contenidos, situaciones, o las que fueran, de ambos lados del segundo miembro. Es más simple tomar nota de los valores y su ubicación en la correlación, de modo de definir con facilidad cuál es la incógnita por develar. Por ejemplo: sabemos que el resultado es 3, y conocemos el valor 1. Entonces, planteamos la ecuación colocando el resultado conocido, el segundo miembro de separación, y del lado izquierdo (normalmente) ubicamos el valor conocido y la relación que lo vincula al valor desconocido.

En un ejemplo práctico: sabemos que el té queda sabroso con tres cucharadas de azúcar por cada 300cc de líquido. Si tenemos una jarra de 1000 cc de té, ¿cómo determinamos cuánto azúcar por agregar?. Sólo escribimos la ecuación: los valores conocidos, los vínculos, y los desconocidos. En este ejemplo, la regla de tres simple será lo que necesitamos para plantear la ecuación:

(el valor conocido de té) (queda sabroso con) (el valor conocido de azúcar)

(el valor conocido de té) (queda sabroso con) (el valor desconocido de azúcar, o la incógnita)

Es decir:

300cc = 3 cucharadas

1000cc = X cucharadas

En nuestra relación vinculante, multiplicamos los valores conocidos diagonales y dividimos por el valor desconocido restante:

1000(cc)x3(cdas)/300(cc) = 10 (valor incógnita, en este caso ‘cucharadas’)

Esta es la manera más simple y directa de plantear una ecuación, que puedes aplicar en cada escenario de la vida, simplemente determinando cuáles son tus valores conocidos, cuáles las relaciones vinculantes, y cuál la incógnita a develar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer una Ecuación, te sugerimos que visites nuestra sección Enseñanza y aprendizaje.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social