Cómo hacer Salsa de Soja Casera

Receta para hacer Salsa de Soja

En esta nota queremos enseñarte a preparar salsa de soja casera, para acompañar comidas tradicionales del oriente, o también para agregar un sabor único a tus platillos agridulces, carnes, cremas y a un sinfín de opciones en tu cocina.

Prepara tus ingredientes y materiales y haz esta genial receta, mucho más fácil de lo que piensas, que aunque requiere de algunos meses de espera promete un resultado sensacional.

Lista de ingredientes y materiales

La lista de ingredientes para hacer esta tradicional salsa variará de acuerdo a la cantidad que prepares, y a lo que encuentres en tu mercado. Así, sólo podemos darte las equivalencias:

  • Por cada 6 partes (medidas) de porotos de soja, necesitas 4 partes (medidas iguales) de harina de trigo o de granos de trigo cocidos, tostados y triturados.
  • La cantidad de agua mineral que uses dependerá del volumen que ocupa tu soya (mira en las explicaciones). Mide la cantidad de agua, y agrégale el 25% de sal marina pura.
Preparación de la salsa de soja casera. Receta fácil para hacer salsa de soja. Cómo hacer tu propia salsa de soja

© Depositphotos.com/tropper2000

Imagen 1. Elige la soja tan natural como la encuentres, y enjuágala antes de hacer el primer remojo.

En lo que respecta a los materiales, necesitas una olla a presión, conocida en algunos sitios también como olla de cocción lenta. También una licuadora (o reemplaza por una procesadora), un termómetro de cocina, un cuenco o bol grande, moldes y placas, papel periódico, toallas limpias y que no liberen pelusas, un envase plástico con tapa de buen cierre para alimentos (un botellón o bidón para aceitunas sería ideal, de unos 10 a 12 litros de capacidad), tela de gasa limpia, bandas elásticas o hilo de algodón, y utensilios convencionales de cocina, como una espátula de goma, medidores y otros.

Pasos para hacer salsa de soja casera

Para hacer tu propia salsa de soja sólo sigue estas instrucciones detalladas. Observa los tiempos y sigue las recomendaciones, y tendrás el éxito garantizado.

1. En un cuenco o bol grande, pon la soja y agrega agua caliente purificada hasta duplicar el volumen. Inserta el termómetro de cocina y cubre. Mantén una temperatura de 65°C (150°F) durante 4 horas, dando calor si fuera necesario mediante una suerte de baño María. Si la temperatura fuera menor, conserva en remojo toda la noche, afuera de la nevera y en un punto cálido de tu casa (a menudo la zona de arriba de la nevera funciona muy bien).

2. Al día siguiente, filtra y descarta el líquido (conserva una taza, y el resto es genial para regar plantas). Si tu paciencia lo permite, pela los granos de soja.

3. Pon la soja en la olla de presión y un poco de agua, y cocina a temperatura moderada hasta que las habas estén bien blandas y se deshagan. El tiempo dependerá de la cantidad que hagas y del calor de la olla.

4. Vuelca la soja sin el líquido a la licuadora, y pulsa para convertirla en un puré o pasta sin trozos grandes. Agrega un poco del agua de cocción si fuera necesario.

5. Pon la pasta en el bol grande, y agrega la harina de trigo de a poco, para ir amasando hasta obtener una masa que puedas modelar. Estírala en la mesada (con las manos es suficiente), enrolla y haz un tubo largo de la masa. Corta discos de este tubo, como si fueran galletas, de unos 2,5 cm o 1 pulgada de espesor.

6. Coloca en una bandeja grande algunas hojas de papel periódico, pon encima toallas de tela, y las “galletas” apenas separadas entre sí. Cúbrelas con tela y luego con más papel periódico. Ubica la bandeja en un sitio cálido (a unos 30°C) por 10 días, hasta que se formen los hongos que permiten la creación de la salsa de soja. Verás que están listos cuando los discos se noten cubiertos de un hongo blanco y verduzco.

7. Pasa los discos a un molde para horno. Calienta a 60°C/140°F y seca allí hasta que se noten quebradizos y libres de toda humedad. Si haces esta preparación en verano, aprovecha el clima y sécalos al sol fuerte.

8. Prepara la salmuera, calculando la cantidad de agua necesaria y agregando 25% de su volumen de sal marina pura, y disuelve bien. En el contenedor grande, pon los discos, y salmuera en cantidad suficiente para cubrirlos.

9. Cubre la boca del contenedor con tela de gasa en dos o tres capas, y sujeta con bandas elásticas. Lleva a un sitio cálido y cubre con una toalla por la noche, si el clima se pone frío en ausencia del sol.

10.  Deja en el sitio cálido por 3 a 6 meses, dependiendo del clima. Remueve suavemente una vez por día. Notarás que lentamente va tomando su característico color, y también verás que los sólidos van depositándose al fondo. Pasado el tiempo, filtra y lleva al frío por unas pocas horas, para poder retirar más fácilmente la capa de grasa que flotará en la superficie.

Entibia o deja que tome temperatura de ambiente, filtra con tela reservando sólo el líquido, y ya puedes consumirla o envasarla en botellas de vidrio oscuro, herméticas, y pasteurizar para garantizar la seguridad de tu deliciosa salsa de soja casera.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Salsa de Soja Casera, te sugerimos que visites nuestra sección Salsas – Cremas - Sopas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social