Cómo hacer Jalea y Dulce de Membrillo Caseros

Recetas de Jalea y Dulce de Membrillo 

Ninguna abuela conocedora de la formación de un  buen hogar ha fallado en convidar a las generaciones posteriores sus secretos culinarios. Es que nada nos dice “hogar” como la cocina tradicional, ese pequeño milagro diario que se va repitiendo de madres a hijas, a nietas, a bisnietas. Y hoy rendimos homenaje a nuestras mayores maestras, recordando los secretos de la preparación de jalea y dulce de membrillo caseros.

Cómo elegir los membrillos

Es fundamental elegir los mejores membrillos de la planta, o al menos en la frutería. Toma los que veas grandes, de color amarillo brillante y buen aroma. Deben estar firmes y tener una coloración pareja: nunca compres los que tengan tintes verdes o marrones, pues denota muy poca o demasiada madurez. No te fijes si están del todo limpios, y si encuentras uno con algún gusanillo en el cajón, no descartes toda la tanda: esto nos dice que carecen de pesticidas y herbicidas, por lo tanto, son más naturales y mejores para tu salud.

Ingredientes para hacer dulce de membrillo casero. Preparación de jalea de membrillo casera. Recetas de dulce y jalea de membrillo

© Depositphotos.com/nito103

Imagen 1. Aprovecha los frascos y los contenedores plásticos para conservar tu jalea y dulce de membrillo caseros

Elementos necesarios

Para hacer jalea o dulce de membrillo caseros necesitarás azúcar, de la que prefieras, pero es mejor optar por las alternativas naturales como el alcohol de azúcar o el azúcar rubio. Si sólo tienes el blanco común en casa, también puedes usarlo.

Luego, busca una gran olla, tan grande como encuentres, una espumadera, un colador de pastas ataviado con una funda de almohada limpia (o cualquier género limpio y seco), un contenedor de casi la misma capacidad que la olla, un cuchillo de buen filo, frascos y contenedores de cierre hermético esterilizados (esto es para el momento de la conservación), una espátula de madera, una balanza de cocina, y una olla antiadherente y gruesa, de la mejor calidad (las de la marca Essen son geniales, mucho mejor si son de las antiguas).

Finalmente, no te arrepentirás de tener a mano una máquina moledora, como las que se usan para picar la carne.

Preparación del membrillo

Lava muy bien la fruta con agua tibia y solución desinfectante (una parte de agua y una parte de vinagre blanco o de alcohol). Déjalos escurrir, y retira los cabitos y las partes que pudieran estar feas.

Coloca los membrillos enteros en la olla grande, agrega agua hasta cubrirlos, y llévalos a fuego moderado hasta que comiencen a hervir. Luego, ten paciencia: deberás dejarlos cocinando por algunas horas, hasta que notes que la cáscara amarilla se rompe y se abre.

Toma los membrillos con la espumadera (y mucho cuidado, ¡están calientes!). Comienza a pelarlos, depositando las cáscaras nuevamente en la olla con agua. Ábrelos por la mitad y coloca sólo la carne en un contenedor, llevando las semillas y la cáscara nuevamente a la olla con agua. Deja hervir aproximadamente una hora más, para que los corazones liberen la pectina, necesaria para dar textura a la preparación.

Cómo hacer dulce de membrillo casero

Para hacer dulce de membrillo, una vez escurrida la carne debes pasarla por la moledora o pisarla con un pisapatatas. Pésala y colócala en la olla gruesa, espolvoreando por encima con azúcar en una proporción de 600 gr por cada kilogramo de membrillo.

Cubre y deja reposar por 3 a 4 horas, y luego revuelve para integrar. Lleva al fuego moderado-bajo, revolviendo ocasionalmente, para que el azúcar se vaya caramelizando y se logre la textura del dulce de membrillo sólido. Podrás colocarlo en los moldes cuando notes que al revolver, el preparado se despega de la olla sin problemas.

Cómo hacer jalea de membrillo casera

Una vez vuelto a hervir el líquido con las cáscaras y los corazones, retira del calor y cuela a través de la tela. Deja que termine de escurrir durante dos a tres horas, aproximadamente, y luego vuelve el líquido a la olla para seguir la cocción, agregando azúcar a tu gusto. La jalea hará una espuma densa en la superficie, que debes ir retirando con la espumadera, con paciencia. Estará lista cuando, al tomarla con una cuchara y dejarla enfriar, notes que tiene cierta textura, pero no del todo rígida, sino untable.

Envasa en frascos esterilizados con tapa de cierre hermético, pasteurizando si así prefieres, o dejando asentar unas horas hasta poder consumir con todo placer.

Disfruta de la cocina, que es el corazón del hogar, preparando esta delicia de jalea y dulce de membrillo caseros, fácil y personalizado a tu gusto.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer Jalea y Dulce de Membrillo Caseros, te sugerimos que visites nuestra sección Postres – Dulces - Helados.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social