Cómo Elegir el Vino para cada Comida

Un vino para cada comida

Para aquellos conocedores, la elección del vino y la comida para lograr su óptima armonía es algo natural, pero para quienes no tienen conocimientos profundos al respecto, este maridaje suele ser algo confuso. Atrás ha quedado la ideología de "blancos con pescado, tintos con carnes rojas", ahora la selección es un tanto más detallada.

En un nivel más específico, la planificación se haría a partir de vino. Es decir: se determina primero la bebida, y a partir del varietal a consumir y de sus características, se define el menú a consumir. Pero, claro, este no suele ser el caso que en efecto se da en el día a día, sino que primero se define el menú comestible y luego las bebidas.

Consejos para elegir el vino según la comida

Carnes rojas. Cuando se planifica primero la comida, podemos seguir algunas reglas generales de maridaje. Si bien es verdad que las carnes rojas irán mejor acompañadas con tintos de buen carácter (mejor que con blancos delicados), debemos saber elegir el varietal óptimo. Por ejemplo, el Malbec o el Cabernet Sauvignon serán buenos compañeros para carnes rojas y blancas especiadas, a las brasas o bien sazonadas. El Bonarda, también, será buen acompañante de carnes salseadas y a las brasas.

Pescados. Algunos pescados son buenos pares de vinos tintos picantes y sabrosos. El Pinot Noir es ideal para acompañar pescados bien condimentados, ya sean cocidos o asados.

Verduras y carnes magras. Si el plato a consumir está compuesto por sabores más delicados, como verduras (en especial las verdes) o bien carnes magras y menos sabrosas (como pollos, pescados no condimentados y demás), la combinación óptima será aquella en la que los sabores no queden cubiertos ni compitan entre sí. Para platos más livianos, los vinos rosados y blancos serán la opción más apropiada, en reglas generales.

Mariscos y vegerales. Por ejemplo, el Chenin y el Sauvignon Blanc son vinos muy frescos y aromáticos, y resultan ideales para acompañar mariscos y vegetales frescos o cocidos. También algunos platos frescos pero condimentados irán bien con rosados o blancos de mayor carácter, como el Torrontés.

Quesos y fiambres. Las tablas de quesos y fiambres suelen ser acompañadas de vinos tintos, pero debemos reconocer la composición del alimento antes de tomar esta decisión. Por ejemplo, los tintos de reserva suelen ser buenos compañeros de quesos frescos y picantes, pero quesos más agresivos como el azul o el roquefort quedarán mejor servidos con blancos frescos.

Vinos rosados. Los vinos rosados siguen siendo resistidos en algunos lugares debido a la creencia de que su elaboración se hace a partir de la mezcla de vinos tintos y blancos, un concepto erróneo. Para reivindicarlos y darles una oportunidad a los vinos rosados, recomendamos probarlos como aperitivo, o acompañando platos livianos pero sabrosos, como verduras gratinadas, sopas, y carnes blancas que no sean demasiado picantes en su sazón.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Elegir el Vino para cada Comida, te sugerimos que visites nuestra sección Vinos - Espumantes.

Esta nota te fue útil?
71 valoraciones.
El 96% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social