Cómo diferenciar un vino joven de uno viejo al degustarlo

Diferencias entre vinos jóvenes y añejos

Existen una gran variedad de vinos: jóvenes, viejos, tintos, blancos, rosados y espumosos, entre tantas otras diferenciaciones. Entre más viejo y conservado el vino, más caro y de mayor calidad será.

Podemos diferenciar entre vinos jóvenes y viejos por su color. Los vinos blancos jóvenes, se pueden identificar por su tonalidad cromática. Por ejemplo, si su color es amarillento con una tonalidad pálida, es un vino joven, sobre todo si en un efecto tornasolado aparecen trazos verdosos. Entre más viejo el vino blanco, más intensa será su coloración amarillenta hasta llegar al dorado.

En cuanto a los vinos tintos, el joven se diferencia por la presencia de un borde rojo o con tonalidades violáceas. Al contrario, los vinos tintos más viejos, maduros o añejos, presentan una coloración terracota. 

Por otro lado, los vinos jóvenes y añejos se pueden diferenciar por su sabor. Los primeros tienen características de aromas primarios, como frutados con matices herbáceos. Los vinos más añejos cuentan con sabores terciarios producidos por la maduración del vino, dando como resultado un sabor más intenso y profundo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Gracias por leer Cómo diferenciar un vino joven de uno viejo al degustarlo, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
21 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social