Dieta Sin Harina

¿Quieres comer liviano, pero con mucho sabor? Entonces ten en cuenta este plan de alimentación sin harinas, apto para cualquier persona.

Opciones para comer sin harinas. Plan de alimentación sin harinas. Cómo armar un plan de dieta sin harinas.

Dieta Sin Harina

Plan de Alimentación Sin Harinas

Si buscas comer liviano y escaparle a los ingredientes refinados, esta dieta sin harina te encantará. Es variada, completa, y puedes adaptarla a tu estilo de alimentación de preferencia. Cualquier persona, en cualquier edad y condición de salud puede beneficiarse de estas propuestas, que son deliciosas y que le darán un necesario descanso a tu organismo de las harinas procesadas.

Como su nombre bien lo indica, esta es una dieta que no requiere de masas, pastas ni el uso de harinas refinadas. Aquí verás alternativas sabrosas para el desayuno, las comidas principales y las meriendas.

Para tener aún mejores resultados, prefiere siempre los productos orgánicos y de la mejor calidad posible. También es buena idea elegir los de cultivo y crianza locales, que no sólo estimulan la economía de tu ciudad, sino que también escapan de la necesidad de ingredientes artificiales y mecanismos que los protejan en sus transportes, como sucede con los productos traídos de sitios remotos.

Opciones para comer sin harinas. Plan de alimentación sin harinas. Cómo armar un plan de dieta sin harinas.
Usa esta guía para crear tu propio plan de alimentación sin harinas, y adáptalo al gusto de toda la familia.

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

"Para armar tu plan de alimentación sin harinas elige siempre una fuente de proteínas, una de vegetales, pocos granos limpios y también grasas saludables, para tener nutrición y energías."

Aunque esta dieta sin harina es segura y saludable, consulta con tu médico antes de comenzar a hacerla, para descartar alergias, interacciones u otras condiciones que no querrás experimentar.

Desayunos y meriendas sin harina

Esta plan de alimentación sin harinas recomienda comenzar cada día con un desayuno completo, nutritivo, y que te cargue de energías. Algunas buenas opciones son:

  • Una bebida fría o caliente: café (solo o con leche), té, jugo de frutas naturales
  • Frutas secas: un puñado pequeño de nueces, almendras, pistachos, etc. Puedes sustituirlas por semillas y comerlas solas o agregadas a tus alimentos.
  • Frutas frescas, al menos una pieza
  • Lácteos limpios: agrega una porción de queso descremado si necesitas algo con más sustancia.
  • Si las toleras, las galletas de arroz te darán más nutrición (verifica su lista de ingredientes para evitar los artificiales)

En lo que respecta a las colaciones de media mañana y media tarde, elige:

  • Frutas frescas
  • Frutos secos y semillas (un puñado pequeño)
  • Lácteos limpios, como un yogur descremado
  • Jugos y licuados de frutas frescas, o de vegetales (o una combinación de ambos)
  • Huevo: Si necesitas algo que te de energías, elige proteínas limpias con un sabroso huevo cocido y una feta de jamón.
  • Si tienes un antojo dulce, prefiere las pasas de uva, las frutas dulces, o un alfajor de arroz.

Almuerzos y cenas sin harinas

Una dieta sin harina también incluye geniales opciones que puedes personalizar a tu gusto en las comidas principales. Elige siempre una fuente de proteínas, una de vegetales, pocos granos limpios y también grasas saludables, para tener nutrición y energías:

Proteínas: Carne de res, cerdo, pollo, pavo, huevos cocidos (o con otro método de cocción “limpio”), pescados – todos preferentemente horneados o asados, no fritos ni cubiertos de salsas.

Huevos: Son geniales para crear infinidad de platillos sin harina. Prueba hacer omelets, huevos revueltos, salteados, agrégalos cocidos y picados a las ensaladas, y aprovéchalos a cualquier hora del día.

Frutas y vegetales frescos: Haz tus propias salsas y acompañamientos con frutas, vegetales, caldos y las hierbas que quieras.

Ensaladas: Para tener variedad, simplemente combina distintos colores, hojas verdes, el rojo de unos tomates, el amarillo de una mazorca desgranada de maíz, cebolla morada, guisantes, ¡lo que quieras!. Condimenta con aceite de oliva y vinagre, pimienta y sal marina al gusto.

Sopas: Elige siempre hacerlas en casa, usando vegetales de estación. Agrega carnes para darle un golpe de proteínas sensacional.

Grasas: Para tus grasas limpias elige cocinar con aceite de oliva o de coco, mantequilla de pastura, o acompaña tus comidas con un delicioso aguacate (palta).

Puré: El puré de vegetales es genial, ya que da sabor y es muy llenador. Cocina y pisa patatas, batatas, coliflor, brécol, cebollas, zanahorias, y lo que quieras.

Salteados: Los salteados y woks son ideales para buscar variedad de sabor. Usa aceite de coco o de oliva (o mantequilla) y saltea carnes y vegetales, brotes, semillas y frutos secos. Acompaña con salsa de soya libre de TACC para mayor seguridad, o con un poco de vino blanco para resaltar los sabores.

Dieta saludable sin harinas. Qué comer para evitar las harinas. Plan de dieta sin harinas de trigo. Evitar las harinas refinadas

Hay miles de comidas deliciosas sin harina que te harán olvidarte para siempre de los panificados.

© Depositphotos.com/CroMary

"Aunque esta dieta sin harina es segura y saludable, consulta con tu médico antes de comenzar a hacerla."

Vegetales frescos: Si no quieres una ensalada sin más, rellena vegetales con purés, vegetales cocidos y huevos cocidos. Los tomates rellenos de pollo y patata cocida son deliciosos, no tienen harinas, y te refrescarán en el verano.

Vegetales cocidos: Al horno, a la napolitana, en una lasaña de vegetales, ¡las opciones son miles!

Granos: Prueba remojarlos al menos dos horas antes de cocinarlos. Prefiere los garbanzos y las lentejas, que te darán nutrientes esenciales y que son más versátiles, pues puedes acompañarlos con poco arroz, o comerlos fríos en ensalada.

Postre: Ninguna comida estaría completa sin su postre. Escapa a las alternativas comerciales llenas de harinas y otros ingredientes nefastos, y disfruta de frutas frescas, cocidas en compota, helados caseros, y postres preparados en casa, para verificar sus ingredientes.

Ten en cuenta estas alternativas y prepara tus comidas livianas, sabrosas y con mucha variedad. Este plan de alimentación sin harinas te ayudará a comer siempre rico y cuidar de tu salud.