Cómo Saber si Tu hijo se Droga

Guía para Saber si un Hijo se Droga

Saber si tu hijo se droga puede ser la diferencia entre su vida y su muerte, tan simple como eso. Los jóvenes no comprenden en profundidad el peligro que el uso de estupefacientes y sustancias significa, y se entregan a ello como una diversión, que no es menos que una trampa mortal a largo, mediano o corto plazo.

Comprendiendo la drogadicción

La drogodependencia es un tema tan serio como delicado, mucho más cuando se trata de nuestros hijos. En estas sociedades modernas las drogas parecen estar tan a disposición como las golosinas, en un multimillonario mercado que ofrece a sus consumidores satisfacción temporal al costo de su salud, y a veces de su vida por completo. Y en los adolescentes (particularmente), hay una doble amenaza: el estatus social que creen que les aporta el usar drogas recreativas, en eventos sociales o en la vida diaria.

Preguntas para saber si tu hijo se droga. Cómo detectar la drogadicción en los adolescentes. Síntomas de que un hijo se droga.

© Depositphotos.com/HighwayStarz

Imagen 1. Las drogas pueden fumarse, inyectarse, aspirarse o consumirse en muchas formas, incluyendo el uso de píldoras compactadas.

Mientras que en los estresados adultos las drogas pueden usarse como herramientas para la productividad y el rendimiento (siempre con pésimos resultados), en los jóvenes a menudo responden a un elemento que les promete satisfacción a su humor cambiante, y el reconocimiento de las personas que, culturalmente, son consideradas como “libres”, “únicas” y muchos otros adjetivos que ni siquiera se acercan a la realidad.

Ante todo, comprende que estos consejos para saber si un adolescente se droga son sólo una guía. Verás preguntas que debes analizar, pero no tomar como ciencia cierta sino como herramienta.

Hay muchas circunstancias difíciles de identificar en la adolescencia, como el cambio de humor, que puede deberse a la depresión e incomodidad casi naturales de la pubertad, y no necesariamente al uso de drogas. También, recuerda que el consumo no supone una adicción desde el primer día, pero ciertamente es su puerta grande.

Si notas que respondes afirmativamente a estas preguntas, consulta con un especialista en adicciones para conocer cuál es el mejor camino a tomar, y ayuda a tu hijo desde la comprensión y el amor.

10 preguntas para saber si tu hijo se droga

Estas son algunas preguntas que puedes hacerte para analizar la vida diaria de tu hijo. Procura pensarlas y usar la mente en frío al responder, dejando de lado el temor, el enojo u otras emociones que podrían nublarte a la hora de tomar la mejor decisión. Si notas que respondes afirmativamente a algunas, muchas o todas estas preguntas, lo mejor será hablar con tu hijo, preguntarle sobre el tema sin ira ni tampoco insistencia, y también hablar con un especialista en adicciones del centro asistencial de tu ciudad.

A continuación, verás las preguntas que debes hacerte para saber si tu hijo se droga, acompañadas de una breve explicación que debes tener en cuenta:

1. ¿Solicita o usa más dinero que antes, sin otro motivo que lo justifique?

Las drogas son costosas y, salvo que haya compras o gastos conocidos –que debería poder justificar fácilmente-, el que pida más y más dinero puede ser una señal de alarma. Presta atención si comienza a faltar en tu bolsa, o si desaparecen objetos de valor de la casa. Incluso si no encuentras sus propios elementos; tu hijo debería poder explicar dónde están.

2. ¿Ha cambiado a sus amistades y costumbres?

La pubertad es una época difícil. Recuerda que los cambios de amistades pueden deberse a miles de otros motivos, incluyendo elegir el grupo de la persona que le interesa, o más acorde con sus actividades, y miles de otros motivos posibles.

3. ¿Ha cambiado su conducta?

La dependencia a las drogas a menudo provoca que hasta las personas más risueñas y alegres pasen a ser depresivas, retraídas, esquivas y lúgubres. Pero ten en cuenta que esto también acompaña la pubertad en general.

4. ¿Su aspecto parece descuidado?

Nuevamente, las personas adictas o usuarias de las drogas a menudo descuidan su imagen, su aseo, vestimenta… pero también lo hacen los adolescentes sanos. Sin embargo, es otro punto a analizar.

5. ¿Ha bajado en su rendimiento escolar, y se lo nota distraído?

Si antes tenía buenas calificaciones, gran participación escolar y era una persona concentrada y atenta, y ahora trae a casa malas calificaciones y se lo nota “ido” constantemente, presta atención a lo que esté sucediendo allí, sean o no drogas.

6. ¿Se pasa el tiempo tumbado, atento al móvil, cuando antes solía tener pasatiempos o practicar deportes?

Puede estar cansado, haber perdido el interés en su pasatiempo, o tratarse de otras situaciones.

7. ¿Vuelve a deshoras y es esquivo a dar explicaciones?

Las salidas a deshoras, los regresos de madrugada y esquivar (a menudo con enojo) a preguntas como “¿a qué hora volverás?” o “¿dónde vas?” pueden ser señales de alarma, pero también son conductas de adolescentes depresivos o malhumorados.

8. ¿Usa mucho más perfume o desodorante, y también ambientador?

Las ropas, los objetos, la mochila y otros de sus elementos de uso cotidiano pueden tomar el aroma de ciertas sustancias (quizás la más notoria: la marihuana). Usar mucho perfume, desodorante personal o desodorante de ambientes pueden ser intentos por ocultar el mal olor. Si desconoces el aroma típico de la marihuana, infórmate al respecto en el centro asistencial de tu ciudad.

9. ¿Come poco y nada, no duerme y ha bajado de peso?

Estos pueden ser síntomas de uso de drogas y de muchas otras (malas) circunstancias, y todas merecen su atención pronta.

10. ¿Posee parafernalia?

Picadores de hierba, máquinas y papeles para enrollar cigarros, tubos (como bolígrafos sin el tubo de tinta), pequeñas pipas o “bongs”, elementos decorados con figuras alegóricas y otros pueden responder a una moda, a una diversión, o a la identificación con la subcultura drogodependiente.

Señales físicas de la drogadicción

Presta atención si tu hijo o hija oculta su cuerpo, escondiendo señales de pinchazos, moretones (magullones) u otros. Infórmate sobre las señales físicas del uso de las drogas, como pupilas dilatadas, ojos enrojecidos, sangrados frecuentes de nariz, goteo nasal constante, torpeza física, comportamientos erráticos, además de las conductas que puedan delatarlos (como el uso de colirio y descongestivos, desodorantes, u otros).

Insistimos en que estos consejos para saber si tu hijo se droga son sólo una guía orientativa: consulta con un especialista si tienes dudas o si necesitas asistencia, cuanto antes.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Saber si Tu hijo se Droga, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social