Cómo mejorar nuestra confianza

Cómo tener más confianza en nosotros mismos

"Ten confianza y verás que todo se resuelve". Hemos oído consejos como este a lo largo de nuestra vida. Y tiene su cuota de verdad: tener confianza significa predisponernos en un marco de positivismo que, también, nos ayuda a tener ideas más claras, más optimistas, y que nos coloca a la espera de lo bueno, sin desalentarnos ni frenarnos por los miedos.

Todo suena muy bien en la teoría, pero lo cierto es que, más a menudo de lo que quisiéramos, la confianza se hace a un lado, empujada por las malas experiencias pasadas, las difíciles situaciones de vida, las realidades adversas propias y ajenas (por ejemplo: la economía del país, el humor de la gente en la calle y demás), y por el mismo miedo a fracasar, que nos detiene siquiera de hacer el intento.

Sumar confianza

Tener confianza puede ser un hábito que tomemos para la vida diaria, y también puede abocarse a una meta o proyecto específico. Se trata de la misma idea: en lo posible, tener la certeza, si no tener fe y creer de corazón que las cosas (en general, la meta, el proyecto) tiene buen futuro. Podemos partir de la noción que el Universo sólo tiene cosas y energías positivas para darnos; podemos partir de la idea de que existe la posibilidad de que las cosas salgan bien. Cual sea la metodología o el abordaje elegido, es una verdad inapelable: siempre existe la posibilidad de que todo salga bien.

Ley de Murphy a la inversa

Las cómicas (aunque aplicables) leyes de Murphy indican que "si algo tiene posibilidades de salir mal, saldrá peor". Fuera de la comicidad de estas leyes de vida, podemos tomar el concepto de base y modificarlo hacia algo menos hilarante, y más adecuado para nuestra tarea de tener confianza. Así, si algo tiene posibilidades de salir bien, entonces saldrá mejor. Y es así: siempre, todo, en cualquier momento, tiene al menos la posibilidad de salir bien.

Es verdad que la vida a veces se dificulta, es verdad que hay obstáculos en el camino y que hay posibilidades de que los planes no se cumplan. Pero es igual de certero que ocurra exactamente lo contrario. De este modo, el siguiente paso para mantener nuestra confianza es guiarnos por esa ideología: todo "puede" salir bien. A partir de allí, será nuestra determinación, nuestro empeño y también un poco de buena fortuna, el lograr llegar a buen puerto, a sabiendas de que ciertamente "se puede" lograr.

Los factores en contra

Tener confianza ha de ser realista. Si te concentras en que no existen las adversidades no estarías siendo del todo realista. En cambio, si sabes que puede existir adversidad pero te sientes "confiado" de poder sortear los obstáculos y dar lo mejor de ti en el intento, la historia cambia hacia tu favor.

Hay situaciones, realidades, personas que pueden ponerse en contra u obstaculizar tus planes y proyectos. Pero es la confianza en ti y en la situación lo que te ayudará a pasar por sobre las rocas en el camino. Y, lo mejor de todo, es que la confianza no es algo que debas agregar a tu vida: la confianza está dentro de ti, y tan sólo debes poner tu mente en esta orientación para gozar de los beneficios de actuar con confianza, en cualquier momento, lugar y ocasión de tu vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mejorar nuestra confianza, te sugerimos que visites nuestra sección Calidad de Vida / Autoayuda.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social