Vajilla de Diseño Casera

Olvídate del buen pulso y la caligrafía: aprende la manera más fácil de confeccionar tu propia vajilla original en casa.

Técnica para hacer tu Propia Vajilla Original

¿Quieres disfrutar de una mesa sensacional, luciendo tu propia vajilla de diseño casera? Pues aquí te enseñamos la manera más fácil de lograrlo. No necesitas tener un gran pulso para la pintura ni la caligrafía, pues para esta técnica simple usaremos elementos mucho más sencillos de trabajar. Y por si fuera poco, con materiales de lo más económicos. ¡Podrás hacer un juego completo por sólo algunas pocas monedas!

Pasos para crear vajilla de diseño personalizada. Cómo hacer tu propia vajilla de diseño. Tips para diseñar vajilla personalizada

© Depositphotos.com/re_bekka

Convierte tus aburridos platos de vidrio en una genial vajilla personalizada, ¡es muy fácil!.

Primer paso, crear el pegamento

Para hacer vajilla original necesitaremos un adhesivo que resulte eficiente en su labor, pero también que sea seguro para usarlo en utensilios donde posaremos alimentos. El adhesivo elegido es el pegamento para barnizado, también conocido como pegamento para decoupage o mod podge. Puedes conseguirlo en muchas tiendas para artesanías y librerías escolares, o hacerlo en casa.

Para ello hay dos métodos simples: uno es a base de barniz, ideal para la vajilla de uso diario (bases de copas, platos, etc.) y el otro es a base de harina, apto para los objetos que no sean lavados con frecuencia (bandejas, bases de apoyo, salvamanteles elegantes y otros que puedan limpiarse con paños húmedos solamente).

Primero prepara un frasco (mejor si es de vidrio) con tapa de buen cierre, que esté limpio y seco, para envasar allí tu pegamento. Luego, elige el método más apropiado, y prepara tus adhesivos:

Vajilla de diseño hecha en casa. Tips para hacer vajilla de diseño casera. Métodos para preparar vajilla de diseño.

Con esta técnica también puedes hacer platos y piezas para decorar el hogar.

© Depositphotos.com/zozulya86

Cómo hacer pegamento casero de barniz

Mezcla en el frasco 225 ml (8 onzas) de cola blanca escolar libre de ácidos junto con 115 ml (4 onzas) de agua tibia. Una vez bien integrados, agrega 2 cucharadas de barniz al agua y mezcla bien. El barniz debe ser apto para su uso en vajillas: consulta en el sitio de compra sobre esta cualidad (también puedes usar barniz vitrificable al agua).

Recuerda que el barniz le dará el brillo a tu adhesivo: elige uno satinado o brillante para un acabado bien lujoso, o uno mate para tener vajilla casera con menos brillo. Para un efecto aún más glamoroso, añade a la mezcla pinturas acrílicas decorativas de cualquier color, y también purpurinas.

Pegamento casero con base de harina

Pon ¼ de taza de azúcar común en la procesadora, y pulsa para reducir el tamaño de los cristales. Lleva a una olla pequeña y mézclala con 1 y ½ tazas de harina tamizada para evitar grumos. Mezcla bien.

Agrega lentamente 1 taza de agua fría, revolviendo para integrar, usando un batidor de varillas si fuera necesario. Lleva al fuego moderado-bajo, revolviendo hasta que la preparación vaya tomando la consistencia de un engrudo (unos 10 a 15 minutos a fuego bajo). No dejes que la preparación hierva: necesitas que el azúcar se disuelva y caramelice lentamente, para que no tome color ni se queme. Ya listo, retira del calor y agrega 1 cucharadita de vinagre blanco, que evitará que el producto forme hongos.

Para dar brillo puedes añadir ¼ de cucharadita de aceite de oliva, o también pinturas acrílicas y purpurina, si lo deseas.

Cómo hacer tu vajilla de diseño original

Lo primero será elegir la vajilla a convertir. Debe ser de vidrio, en el tamaño y forma que quieras. De preferencia, elige las de vidrios planos, sin diseños, para que se aprecie mejor el dibujo que hagas. En el caso de hacer bandejas, salvamanteles y otros, un corte de vidrio bastará (a la medida de la bandeja o en la forma que quieras para el individual, siempre con los bordes limados para que sea seguro). Limpia los vidrios a la perfección con agua caliente y jabón, y seca con papel absorbente. Antes de trabajar, repasa con un algodón embebido en alcohol por el dorso (la zona donde no apoyes la comida o los elementos).

Elige el diseño que quieras para tu vajilla personalizada. Puedes usar telas estampadas de puro algodón o también papeles decorativos, de preferencia los más delgados.

Pon la pieza de vajilla boca abajo (con el lado a decorar hacia arriba), y pincela con una capa uniforme del pegamento casero. Sin más, coloca encima la tela o el papel elegido, y pincela con el adhesivo verificando que el material tome la forma de la vajilla y, también, eliminando las posibles burbujas de aire que hubieran quedado atrapadas.

Una buena idea es usar pintura o adhesivo coloreado en un tono más oscuro, para dar un aspecto inigualable, o sino pintar primero con un color llamativo, y realizar la técnica  ubicando la tela o el papel hacia afuera, para lograr piezas en verdad increíbles.

"Elige el diseño que quieras para tu vajilla personalizada. Puedes usar telas estampadas de puro algodón o también papeles decorativos, de preferencia los más delgados."

Deja que el adhesivo seque por completo, y luego recorta el excedente de la tela o del papel. Aplica si quieres una nueva capa de adhesivo, para impermeabilizar muy bien el material, esta vez incluyendo los bordes que has cortado. Deja secar a la perfección, y por último, dale calor seco a las piezas para fijar los materiales, por ejemplo: ponlos boca abajo en el horno frío, y enciéndelo a fuego bajo. Calcula 15 minutos desde que lo enciendes, y apágalo; deja que enfríen completamente antes de abrir el horno, y así el adhesivo (especialmente el barniz) quedará bien fijo y seco, para disfrutar a pleno de tu vajilla de diseño original.

"Recuerda que el barniz le dará el brillo a tu adhesivo: elige uno satinado o brillante para un acabado bien lujoso, o uno mate para tener vajilla casera con menos brillo."