Cómo Trabajar Viajando por el Mundo

Viajar y trabajar es el sueño de muchos, pero pocos se animan a cumplirlo. En esta nota te contamos varias opciones para que puedas trabajar viajando por el mundo.

Pareja con un mapa viajando por el mundo

© Depositphotos.com/andresr

¿Crees que no es posible ganarse la vida viajando?. Aquí te contamos varias opciones para trabajar y viajar a la vez.

Cómo Trabajar y Viajar por el Mundo

¿Cuántas veces mientras estabas de vacaciones en la playa dijiste "me encantaría no volver más a la oficina"? Trabajar viajando por el mundo sería una idea maravillosa, pero la mayoría de las personas no la ponen en práctica. Regresan a su vida monótona luchando con el despertador, odiando al jefe, aborreciendo el ordenador y contando cuántos días faltan para las próximas vacaciones. ¿Te ocurre esto verdad?

Tal vez te pongas a pensar en abandonar todo e irte a la playa a beber cocos de una palmera o recorrerte todo un continente haciendo dedo. Pero después “bajas a la realidad”, y te dices a ti mismo que no puedes ser tan inmaduro, y que si bien tu empleo no es el mejor del mundo, al menos te paga las cuentas y te ayuda a irte de viaje dos semanas al año. ¿Nada mal, no es cierto?

"¡No te puedes conformar con eso!", te dirían los viajeros empedernidos. Si, todo muy bonito, pero ¿con qué me mantengo?. Bueno, hay muchas personas que han decidido viajar por el mundo trabajando, y no les va tan mal. En lugar de trabajar para viajar, viajan y trabajan. Puede parecer un poco descabellado y extraño, pero es una experiencia maravillosa.

Ideas para trabajar viajando

Para ganarse la vida viajando tan solo es necesario voluntad, porque con ella encontrarás un buen empleo, una oportunidad para intercambiar tus conocimientos por dinero, una cena o una cama donde dormir. Y sin dudas obtendrás algo mucho mejor que divisas: experiencias, emociones y vivencias. Si no sabes qué trabajo te permite viajar por el mundo, estas son algunas opciones:

Mujer en la cima de la montaña disfrutando de viajar y trabajar

Tu sueño de trabajar viajando por el mundo puede ser una realidad.

© Depositphotos.com/mihtiander

Modalidad “Work and holiday”: Puedes aplicar a trabajar en cualquier parte del mundo por una temporada y mientras tanto, costearte la estancia. Es decir, lo mismo que ganas en tu empleo actual (o más) pero en un lugar diferente para recorrer. Los destinos más frecuentes para este tipo de viajes son Nueva Zelanda, Irlanda, Australia, Dinamarca y Francia. Tienes más información en este enlace.

Trabajo a cambio de comida y/o alojamiento: Si bien esta opción no te dará efectivo contante y sonante como la anterior, no la desestimes. Muchos hoteles, por ejemplo, emplean personas a cambio de una cena y una cama. No necesitas una visa de trabajo ni tener demasiadas cualidades. Puedes limpiar, ordenar, atender a otros turistas, etc. Si quieres que esta actividad esté un poco más regulada, puedes encontrar páginas web con ofertas de trabajo a cambio de comida y alojamiento en granjas, hostels, etc.

Vender lo que sepas hacer: Tal vez nunca hayas pensado que ese curso de crochet o de pintura al óleo que hiciste de pequeño te podía ayudar a trabajar y viajar por el mundo. En otros países, las artesanías originales y fuera de lo común pueden significar un plato de comida caliente antes de dormir. También puedes tomar fotografías y armar postales, tocar un instrumento en la calle... en definitiva, tienes que aprovechar tus talentos e ingeniártelas para conseguir dinero a cambio de lo que sabes hacer.

Digitalizar tu oficio: Hoy en día casi todo pasa por Internet. Son muy pocos los puestos que no están relacionados a la web. Tal vez puedas aprovechar y hacer una especie de “teletrabajo virtual” para la empresa que trabajas en la actualidad. O busca un empleo no tradicional donde no requiera ir a una oficina física y te paguen por transferencia bancaria. Procura siempre tener buena conexión a la red y viajar con tu portátil de aquí para allá. De data entry a diseñador web, pasando por redactor freelance a traductor. Todos los que pueden trabajar desde casa también lo pueden hacer mirando el Mediterráneo, frente a una pirámide Egipcia o la Gran Muralla China.

Enseñar tu idioma: Tal vez puedes aprovechar que tienes un buen nivel de inglés, francés, portugués, etc. Enseñar tu propia lengua es una buena manera de ganar dinero en el extranjero. Muchas personas están interesadas en aprender español de forma privada, por ejemplo. Puedes poner un aviso en el periódico local o por Internet. En el caso de que sepas inglés y hayas rendido un examen como el TOEFL, podrás aplicar para enseñar en escuelas, por ejemplo.

Evitar pagar por alojamiento: Este no es uno de los tips para trabajar viajando, pero si un método para gastar menos en un viaje. Puedes aprovechar para trasladarte en tren o en autobús de noche para evitar el hotel, comprar aéreos por la madrugada (suelen ser más asequibles) y dormir un poco en el aeropuerto (ten cuidado que no todos lo permiten) o aprovechar una tendencia mundial llamada “couchsurfing” donde una familia te cede su sofá para que puedas dormir sin cobrarte nada.

¿A qué no sabías que habían varias opciones para trabajar y viajar a la vez?

Escrito por: Yamila Papa Pintor