Cómo Cocinar Tofu

Súmate a una cocina distinta y aprende a cocinar el tofu, logrando texturas increíbles y sabores inigualables. ¡Es más fácil de lo que imaginas!

Cubos de tofu fresco

© Depositphotos.com/ildi_papp

Aprende a cocinar tofu con estos consejos. Podrás darle textura, originalidad, color, ¡y muchísimo sabor!

¿Cómo se Come el Tofu?

Sea por filosofía o por curiosidad, aprender a cocinar tofu puede cambiar por completo la manera en la que creas recetas con este alimento.

No se trata de abrir el envase y cortarlo sin más; si te parece un producto soso, carente de sabor y de personalidad, tenemos noticias para ti: ¡no lo has estado preparando adecuadamente!. Puedes comer tofu firme, crocante, cremoso o suave, acompañarlo de miles de ingredientes, agregarlo a cremas y caldos o convertirlo en el platillo principal. ¡Hay un mundo de opciones!.

Tipos de tofu

Antes de aprender a comer tofu, lo primero es conocer las variedades. Bastará con leer con atención su etiqueta. Podemos encontrar los siguientes (recuerda que puedes prepararlo casero con esta receta):

  • Suave o regular: Con algo de contenido de agua en su interior, adecuado para integrar a estofados, cremas y otros platillos.
  • Tofu firme: Prensado, adecuado para revueltos, sofritos y horneados.
  • Extra firme: Seco, ideal para freír y hornear.
Cubos de tofu cocido revueltos con apio y cereales

Respeta el tiempo de cocción del tofu y, si vas a freírlo, recuerda exprimirlo antes para lograr una fritura pareja.

© Depositphotos.com/bhofack2

El tofu regular es mejor exprimirlo y quitarle el exceso de líquidos. Así podrás modelarlo y cortarlo mejor, apreciando más su textura. También quedará mucho más suave y uniforme si vas a agregarlo a salsas y marinadas. Esta es la mejor versión cuando recién comienzas a experimentar con este sustituto de la carne.

Para quitar el líquido sobrante puedes tomarlo entre las palmas de tus manos (en rebanadas delgadas), con o sin toallas de papel absorbente, y simplemente presionar. Si tienes tiempo, coloca un papel sobre una rejilla, encima las rebanadas de tofu, luego otro papel, y por último algo de peso, como un plato pesado. Antes de utilizarlo y/o luego de prensarlo, retíralo del refrigerador y déjalo reposar en la mesada por unos 20-30 minutos, para que se estabilice y tome temperatura de ambiente.

Cómo preparar tofu

Un secreto para cocinar con tofu es activar su sabor. Para eso, pon rebanadas en un molde de vidrio, y vierte por encima un poco de agua salada a alta temperatura, incluso hirviendo, o también caldo muy caliente. Déjalo reposar por 15 a 20 minutos, y luego retira el exceso de líquido antes de cocinar. Esto modificará por completo su sabor, llevándolo de soso a sabroso.

Si quieres cocinar tofu fresco con una textura distinta, para agregarlo a estofados y horneados, córtalo en rebanadas o en cubos, sin exprimir el agua sobrante, y congélalo durante toda la noche. Así, su contenido de líquido formará cristales de hielo. Retíralo del congelador unas dos a tres horas antes de cocinar, y ubícalo sobre un colador o rejilla para que el hielo se derrita, dejando una maravillosa textura esponjosa en cada rebanada.

"Respeta el tiempo de cocción del tofu. No es una carne ni un vegetal, sino un alimento compuesto con una textura especial que necesita su tiempo para cocinarse correctamente."

Finalmente, respeta el tiempo de cocción. No es una carne ni un vegetal, sino un alimento compuesto con una textura especial. Necesita su tiempo para cocinarse correctamente. Si vas a freír tofu, por ejemplo, coloca un poco de aceite en la sartén, caliéntalo, y acomódalo encima, para luego dejarlo tal y como está hasta que puedas ver los bordes bien dorados, y sólo entonces dale la vuelta. Si lo mueves, le levantas del aceite, abres la puerta del horno o le quitas la tapa a la olla, reducirás la temperatura de cocción drásticamente, afectando el resultado.

Aplica estos consejos para cocinar tofu y cambiarás por completo la manera en que disfrutas este alimento.

"Al tofu suave o regular es mejor exprimirlo, para quitarle el exceso de líquidos. Así podrás modelarlo y cortarlo mejor, apreciando más su textura."