Cómo Tejer una Alfombra Rústica

Con trozos de telas y prendas que no usemos podemos tejer una alfombra rústica y original.

50% de votos positivos

Cómo tejer una alfombra rústica

Si hablamos de renovar el aspecto de nuestro hogar ante la llegada del otoño, ciertamente debemos recordar las queridas alfombras que enrollamos y guardamos a principios de la primavera.

Pero quizás este año podemos dar un nuevo aspecto al hogar, o bien nos dimos cuenta de que hay alguna zona que necesita de alguna pequeña alfombra, y es aquí donde nos ponemos manos a la obra para crear la nuestra propia, personalizada y rústica, sin gastar dinero en materiales.

Pasos para Tejer una Alfombra Rústica

© Depositphotos.com/steroids

Cómo hacer una alfombra original con trozos de telas y prendas que no usemos. Pasos para tejer una alfombra rústica.

Pasos para tejer una alfombra rústica

  • Para la confección de esta alfombra utilizaremos el tejido de crochet, con lo cual necesitaremos conseguir (adquirir, pedir prestada o ingeniarnos) una aguja de crochet bien grande y gruesa. El material de confección es lo que dará el toque especial (¡y económico!) de este trabajo: no saldremos a comprarlo, sino que abriremos nuestros roperos y armarios.
  • Así, tomaremos aquellas prendas de vestir, trapos, cortinas, y todo aquél material de tela (de grosores aproximados y semejantes), y los cortaremos en finas tiras de no más de 1,5 cm de ancho. Podemos hacer el corte según el hilo o al bies, dependiendo de las posibilidades y del efecto final deseado.
  • La tela de jean es ideal para hacer una alfombra rústica, así que si tienes jeans gastados y algo viejos, puedes darles un uso especial.
  • Tomaremos todas estas tiras e iremos atando los extremos, haciendo un nudito doble y dejando unos dos centímetros libres; los cales los descartaremos. Luego, iremos enrollando en forma de ovillo (si es demasiado grande, haremos varios ovillos) y los conectaremos según vayamos avanzando en la tarea.
  • Haremos una cadena simple, determinando el largo o el ancho de la alfombra, y luego iremos tejiendo el cuadrado, rectángulo, o la forma deseada, en el punto que nos sea más cómodo de realizar (suele ser la vareta simple o doble).
  • Cuando nos encuentres con alguno de los nudos en "la lana", simplemente haremos el punto y colocamos el nudo y los sobrantes hacia el frente del trabajo, para dar un toque llamativo y bien original.
  • Cuando lleguemos al tamaño deseado de nuestra alfombra, cerramos la última hilera para dar buena terminación.
  • Se puede colocar cintas siliconadas en el dorso para que no se desplace al colocarla en el piso.
  • De esta manera, en sólo una tarde tendremos lista nuestra alfombra personal, original y bien llamativa.