Te contamos qué es la muerte súbita en los bebés y qué se conoce sobre ella

La muerte súbita sucede sin remedio, sin causas aparentes y sin previo aviso. Conozcamos más detalles sobre este suceso que afecta a bebes en sus primeros 6 meses.

La muerte súbita en los bebés

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita es el nombre que se da a la muerte repentina y sin causas aparentes de un niño. Aún no se conocen las causas por las que sucede ni los factores de riesgo que la provocan, pero si se sabe que nadie es culpable ante un caso de estos.

Te contamos qué es la muerta súbita en los bebés y qué se conoce sobre ella.
No se conocen las causas por las que sucede la muerte súbita, ni los factores de riesgo que la provocan, pero si se sabe que nadie es culpable.

Se sabe sí, que sucede con mayor frecuencia en bebés varones y en bebés de ambos sexos con bajo peso o prematuros, entre los primeros 6 meses de vida, siendo más frecuentes entre el segundo y el tercer mes.

También se sabe que sucede con mayor frecuencia durante el sueño del bebé, pero puede ocurrir en cualquier momento del día e incluso, si está paseando por la calle en su carrito o en brazos.

Se sabe también que cuando sucede, los bebés no experimentan dolor ni agonía, que su corazón deja de latir o sus pulmones de respirar y el niño no siente nada.

En muy pocos casos conocidos, se han podido revivir utilizando los métodos de resucitación frecuentes, pero al desconocerse la causa de la muerte, se hace muy difícil lograrlo.

¿Se puede prevenir la muerte subita?

Aún no es posible saber cómo se puede prevenir la muerte súbida, dado que no tiene síntomas previos reconocibles. El bebé sano se va a dormir y a los pocos minutos, u horas más tarde, se lo encuentra sin vida, normalmente acostado correctamente, sin almohadas o sábanas que puedan haberle ocasionado la falta de aire.

Distinto es el caso cuando ha sucedido un accidente y el bebé se enredo en algún objeto de la cama, lo que le pudo haber producido la asfixia, o si es muy pequeño, puede que se haya quedado sin aire al rodar de la misma.

La muerte súbita no se puede prevenir, pero si podemos hacer todo lo que está a nuestro alcance para evitar las asfixias nocturnas.

  • No tapes al bebé con sábanas que se desprendan fácilmente del colchón. Debe dormir acostado a 45 grados si es propenso a los vómitos (reflujo), o si tiene la nariz tapada.
  • No dejes ningún juguete ni otro objeto en la cama. Nunca te olvides de sacarle la cinta con la que sostiene al chupete, y recuerda, nadie tiene la culpa si la muerte súbita llega a suceder.
'