Si las quieres preparar fritas, al comprarlas, debes elegir las más finas y alargadas, porque son las que menos agua contienen y quedarán mejor al momento de cocinarse.

Si crees que absorben mucho aceite, puedes pasarla por clara de huevo antes de freírlas.