Receta para hacer golosinas caseras ideales para los niños

Las golosinas son dulzuras que todos los niños quieren, pero no son muy saludables. Aquí tienes una receta para hacer golosinas caseras que rompe con esa regla.

Golosinas saludables para los niños

Receta para hacer golosinas caseras ideales para los niños
Puedes usar cortantes de galletas para darle la forma a estas golosinas saludables

Receta para hacer golosinas caseras y saludables

Es sabido que las golosinas abundan en nuestras vidas modernas. Caramelos, gomitas, chocolates y un sinfín de productos que dicen ser “naturales” y tener “jugo real de frutas”, cuando en verdad son productos altamente industrializados y repletos de químicos y aditivos para que los productos luzcan más llamativos y dure más tiempos en las góndolas.

Por eso, hoy te enseñamos una receta casera de golosinas saludables, fáciles de hacer y que a tus pequeños les encantará.

Ingredientes

Para hacer una tanda de estas golosinas saludables necesitas:

  • 2/3 de taza de jugo fresco y natural de naranja o de limón (si a tus niños les gustan los sabores ácidos, si no usa el de naranjas dulces)
  • 2/3 de taza de bayas frescas o congeladas. Pueden ser moras, arándanos, frambuesas, o también fresas, ¡las que quieras!
  • 1 cucharadita (o más, a tu criterio) de miel natural orgánica
  • 5 cucharadas de gelatina sin sabor
Nota: elije la gelatina sin sabor (o saborizada, si prefieres, combinando el sabor con el de las frutas) que sea elaborada a partir de lácteos orgánicos de pastura o de pastoreo libre. Para saber si la miel es natural y orgánica no sólo te quedes con lo que lees en la etiqueta: debe ser opaca, espesa, no brillante y translúcida –esto indica que está industrializada y procesada.

Cómo preparar golosinas saludables para los niños

En una ollita coloca el jugo de naranja (o limón, o ambos mezclados) y las frutas. Calienta a fuego moderado, revolviendo ocasionalmente, hasta que las frutas estén bien blandas. Agrega la miel y revuelve suavemente para que se funda con el líquido, y sigue cocinando (cuidando de no quemarlo) hasta que las frutas se cocinen al punto de compota.

Ya listo, vuelca en un bol (puedes trabajar en la misma olla, si se enfría rápidamente) y reduce a textura de puré usando una procesadora de mano o licuadora de inmersión. Deja reposar para que reduzca un poco la temperatura, por unos 10 minutos. Agrega entonces la gelatina, espolvoreándola y de a poco, mientras bates enérgicamente para evitar que se formen grumos. Puedes colocar el bol a baño María si notas que el producto se ha enfriado y la gelatina no logra integrarse correctamente.

Cuando todo esté bien integrado, vuelca en un molde rectangular, de vidrio preferentemente, y humectado con agua templada apenas. Deja reposar hasta que tome temperatura de ambiente, y luego lleva a la nevera por unos 30 a 60 minutos, para que la gelatina tome consistencia.

Corta en cubos del tamaño que prefieras dar a tus golosinas saludables o, si quieres evitar este paso, vierte el producto en pequeños moldes de caramelos, de bombones, en bandejas para cubos de hielo, o también puedes cortar con cortantes de formas divertidas.

Estas golosinas saludables mantendrán bien su forma, y no requieren refrigeración constante, pero te recomendamos conservarlas al fresco para prevenir cualquier problema. Para que tus niños las lleven a la escuela o en sus picnic, empácalas en pequeñas bolsas de cierre hermético o en contenedores plásticos, por seguridad.

"Para hacer estas golosinas saludables, lo ideal es usar gelatina sin sabor que sea elaborada a partir de lácteos orgánicos."

'

"Estas golosinas saludables mantendrán bien su forma, y no requieren refrigeración constante, aunque lo ideal es conservarlas al fresco."