Trucos para quitar el empapelado de las paredes

Quitar el empapelado viejo es una tarea bastante tediosa, pero sencilla.

Solo debes empapar una esponja con agua caliente y frotar el papel con la misma. A continuación, comienza a retirar el papel. Si deseas puedes ayudarte con una espátula (pero no utilices ningún objeto punzante, ya que puede marcar la pared).

Cualquier fisura o mancha que haya en la pared, debe ser arreglada antes de volver a redecorar, sino todo el trabajo será en vano, ya que en poco tiempo las manchas volverán a marcar la nueva decoración.

Con un papel de lija alisa la pared para asegurarte que no quede ningún resto de papel o pegamento, y ya estará lista para colocar el nuevo empapelado, para pintar, o para volver a decorar a tu gusto.