¿Qué Hacer si el Bebé se Atraganta?

Son momentos de desesperación, sin dudas, pero la mejor manera de ayudar a tu bebé si se atraganta es permanecer en calma y seguir estas instrucciones.

Cómo Actuar si el Bebé se Atraganta

Es bastante común que los bebés se atraganten: se llevan objetos a la boca, comen de más, respiran de manera simultánea, suelen comer y beber recostados... con tantas probabilidades, lo mejor es mantener la calma y saber actuar adecuadamente en cada situación.

Si el bebé se atraganta sigue este procedimiento. Te contamos qué hacer si tu bebé se atraganta. Es común que los bebés se atraganten, qué hacer?

Descubre cómo actuar si tu bebé se atraganta; trata de mantener la calma y sigue este procedimiento.

Si notas que tu hijo ha regurgitado el alimento, vomitado o se atragantó pero tose con energías y es capaz de respirar, golpea suavemente su espalda superior con la mano algo doblada (como cuchara) en repetidas ocasiones, para ayudarlo a que expulse el elemento naturalmente. Sienta a tu bebé en tu falta, pon una mano en su pecho (sin presionar) e inclínalo levemente hacia delante, mientras le das palmadas en la espalda.

Con su tos, vómito o por la simple inclinación es probable que elimine la agresión; si no ocurriera, nunca intentes retirar el alimento con tu mano, pues podrías empujarlo más o causarle un daño (a menos, claro, que puedas tomarlo fácilmente desde su boca). Si el ahogo continúa, acude al médico sin demoras.

Si el bebé se atraganta y respira con dificultad...

En este caso, o si notas que deja de respirar, trata de mantener la calma para poder actuar correctamente. Acude al centro de salud, hospital o sala de atención primaria más cercana sin demoras.

Mientras te diriges al hospital o al centro (o esperan que llegue el servicio de emergencias), coloca a tu bebé levemente inclinado hacia delante, sentado o de pie pero sujeto (para que no tenga que hacer el esfuerzo), usando tus brazos y rodillas para detenerlo. Su cuello debe mantenerse derecho, y su cabeza hacia delante y levemente hacia abajo, pudiendo colocarlo casi recostado sobre su vientre sin que éste se vea presionado. Sujeta su rostro colocando la parte inferior de tu palma sobre su barbilla y los dedos en los pómulos, para que pueda reposar su cabeza, y repite la maniobra de golpes suaves en la espalda, para ayudarlo a expulsar el objeto.

"En algunos casos puede ser de utilidad elevarlo y presionar suavemente el centro de su pecho para forzar la expulsión."

En algunos casos en que el bebé se atragante puede ser de utilidad elevarlo y presionar suavemente el centro de su pecho para forzar la expulsión. Hazlo unas cuatro o cinco veces para estimular su respiración. No intentes darle respiración boca a boca a tu bebé, pues la presión del aire que le des podría empujar el objeto y empeorar todo. En lugar de ello, repite alternando los golpes en la espalda y las presiones en el pecho hasta que llegue el servicio asistencial y se encargue de quitar el elemento con su instrumental, así como proveer oxígeno a tu bebé.

"Si el bebé se atraganta nunca intentes retirar el elemento con tu mano, podrías empujarlo más o causarle un daño (salvo que puedas tomarlo fácilmente)."