¿Qué es el VSR?: Síntomas y modos de prevención

¿Has oído hablar del VSR? Es la sigla que define al Virus Sinicial Respiratorio, un virus bastante habitual en la infancia y en la primera etapa de la niñez. Conoce más sobre esta condición, para poder detectarla y saber actuar a tiempo.

El virus sinicial respiratorio en bebés

Desarrollo y síntomas del VSR

El VSR es un virus que se presenta con bastante frecuencia en la primera etapa de la niñez, hasta los 3 años inclusive. Se relaciona con el clima y los detalles estacionales, además de las condiciones del sistema inmunitario del menor.

Se manifiesta con síntomas bastante comunes, muy similares a los de un resfriado. En casos algo más avanzados, o cuando afecta a bebés prematuros o muy pequeños, puede conllevar afecciones pulmonares, incluyendo infección en los órganos respiratorios, neumonía, displasia broncopulmonar y bronquiolitis.

Este suceso es bastante habitual entre los bebés prematuros o pretérmino, arribados antes de las 33 semanas de gestación, y hasta los 6 meses de vida, en especial cuando la lactancia es insuficiente o se lo alimenta artificialmente. Los medios de ventilación mecánica y asistida de los bebés en incubadoras también potencia el desarrollo de esta condición, debido a las concentraciones elevadas de oxígeno. También la existencia de cardiopatías congénitas favorece su aparición y desarrollo.

¿Qué es el VSR?: Síntomas y modos de prevención
Por tratarse de un virus, es fácil contagiarse en sistemas inmunitarios debilitados y aún en formación
Los síntomas, como vimos, pueden ser fácilmente confundidos con los de otras condiciones: fiebre, secreciones nasales y síntomas similares a los del resfrío. Cuando afecta los pulmones puede aparecer dolor en la zona, tos fuerte y de regularidad creciente, sibilancia (se hace un sonido al respirar, agudo como un silbido), dificultad para respirar normalmente, respiración acelerada, deshidratación, labios y uñas azuladas, y rechazo o dificultad para alimentarse.

¿Cómo se contagia el virus sinicial respiratorio?

Por tratarse de un virus, es fácil contagiarse en sistemas inmunitarios debilitados y aún en formación. El medio de contagio más frecuente es el aéreo, ya sea mediante el uso compartido de mascarillas, cuando la persona infectada tose y mediante las vías de aire respiratorio (ventilación y oxigenación, por ejemplo).

También puede contagiarse por contacto físico (incluyendo acariciar y tocar al bebé sano, por parte de una persona infectada o portadora, de allí la importancia de higienizarse antes de tomar contacto con los pequeños), o con el uso compartido de pañuelos, ropas y otros elementos personales. En las zonas de hacinamiento (incluyendo salas de neonatología con poca o mala ventilación y saneamiento, y también guarderías) el contagio es bastante fácil, pues se unen los medios aéreo y físico, con elementos, muebles y demás infectados con el virus.

"El virus sinicial respiratorio se manifiesta con síntomas bastante comunes, muy similares a los de un resfriado."

Cómo prevenir el virus sinicial respiratorio

Es indispensable tener una higiene y desinfección más que suficiente en las zonas de hacinamiento: los muebles, la ropa de cama, las superficies de apoyo y elementos médicos y de atención, incluyendo la mascarilla del oxígeno. Mantener el aire bien ventilado es también una idea genial para prevenir esta y otras condiciones de salud.

Lavarse las manos habitualmente, con abundante agua y jabón, es fundamental. No permitas que nadie abrace o bese a tu bebé sin haberse higienizado antes. Si tiene síntomas de resfrío, evita el contacto directo… incluso si eres tú quien tiene estos síntomas, o el propio médico.

"Es fundamental lavarse las manos habitualmente, con abundante agua y jabón, antes de tomar contacto con el bebé."