Cómo Presentar una Renuncia de Trabajo

Si tienes la decisión tomada, descubre en esta nota algunos consejos para presentar una renuncia a tu empleo de manera elegante y eficaz.

Cómo Renunciar al Trabajo

Hombre tirando el maletín en la playa tras abandonar su empleo.
Si vas a dejar tu empleo es mejor que tengas otra propuesta, o al menos ahorra lo suficiente como para estar un tiempo sin trabajo.

© Depositphotos.com/uelderferreira

Renuncia de Contrato de Trabajo

Tal vez sientas vergüenza o temor, no deseas quedar mal frente a tu empleador, esperas una salida "elegante", etc. Todos son buenos motivos y debes saber cómo presentar una renuncia de trabajo; no es una de las tareas más sencillas, eso está claro.

Varias pueden ser las razones por las que no deseas trabajar más en ese lugar, desde un sueldo bajo, un trabajo excesivo, un jefe insoportable, una superposición de horarios con la Universidad, un empleo mejor, etc. Los expertos dicen que antes de tomar la decisión de renunciar debes analizar muy bien la situación, si es que realmente conseguirás un puesto en otro sitio fácilmente (si no lo tienes aún) y sobre todo, cómo quedar bien para que en el futuro pueda servirte de referencia.

Ser diplomático nos traerá siempre mejores beneficios, no lo olvides. Por el contrario, abandonar un empleo de mala manera tiene consecuencias que tal vez podamos lamentar en el futuro. Además, si bien por el momento deseas presentar una renuncia voluntaria puede que quieras regresar en algún momento, y para ello necesitas que las puertas permanezcan abiertas.

5 tips para renunciar a un trabajo

Antes de renunciar a tu empleo debes facilitar la llegada de un nuevo trabajo y conservar las relaciones laborales. Ten en cuenta lo siguiente:

1. Determina cuál es tu siguiente paso: La vida profesional requiere de estrategias y de planificación. No tomes decisiones por impulso o luego de un problema en particular, si abandonas tu empleo debe ser porque ya tienes una propuesta casi cerrada en otro sitio o porque has ahorrado lo suficiente como para mantenerte un tiempo hasta hallar un puesto adecuado. Ten en cuenta que debes de estar libre de deudas para no incurrir en problemas financieros.

2. Crea el momento adecuado: Nunca hables con tu jefe un lunes por la mañana sobre tu renuncia, tampoco luego de que haya discutido con un cliente o haya dado una mala noticia sobre los resultados de los empleados. Nadie mejor que tú sabrá en que momento puntual es mejor para pedir una cita con él, para comunicarle tu decisión. Siempre debe ser en privado y no en frente de todo el mundo. Tampoco viene mal revisar estas estrategias para negociar tu renuncia.

Trabajador guardando sus cosas en la oficina luego de una renuncia.

Antes de recoger tus cosas e irte, analiza la situación y avisa con dos semanas de anticipación, como mínimo.

© Depositphotos.com/AndreyPopov

3. Sé agradecido: Destaca las posibilidades de crecimiento o lo que has aprendido en todo el tiempo que trabajaste en esa empresa, inclina la balanza hacia lo positivo de la relación laboral, no hables de lo negativo, sé sincero en explicar tus razones. Si consigues un mejor puesto tu jefe no tiene por qué enojarse, sabiendo de que es una chance de crecer o de mejorar.

4. Tiempo para renunciar al trabajo: Lo ideal es que avises con dos semanas de anticipación, sin embargo, en algunas empresas se exige que sea con un mes de pre-aviso. Averigua bien antes de organizar tu futuro.

"La vida profesional requiere de estrategias y de planificación. Ten en cuenta que debes de estar libre de deudas para no incurrir en problemas financieros."

'

"Destaca las posibilidades de crecimiento o lo que has aprendido en todo el tiempo que trabajaste en esa empresa, inclina la balanza hacia lo positivo de la relación laboral."

5. Sé discreto: Evita los errores frecuentes de contarle a tus compañeros la decisión de irte antes que al jefe, deja de lado los chismes, reserva cierta información a los que realmente la requieren o necesitan, y no crees un mal ambiente antes de dejar el empleo.

Sigue estos consejos para presentar tu renuncia voluntaria de la mejor manera, agradeciendo la oportunidad de crecer y mejorar, dejando una buena impresión de ti.