Receta de pollo relleno

El pollo relleno es uno de los platos tradicionales, casi infaltable en las cenas de Navidad de las familias argentinas. Su preparación es bastante simple, y muy económica, además de ser un plato refrescante y rendidor, del gusto de todos los comensales. Aprendamos a preparar un sabroso pollo relleno para la cena navideña.

Cómo preparar pollo relleno para Navidad

  • Debemos iniciar la preparación por la limpieza y el deshuesado del pollo, aunque bien podemos adquirirlo ya deshuesado. Retiramos las vísceras y menudos, y lavamos el ave para eliminar restos y otros. Claro que también podemos recurrir a pechugas de pollo divididas a la mitad, con las que podemos crear un rico arrollado.
  • Aparte, necesitamos carne de pollo (que bien pueden ser pechugas), la cual procesaremos para lograr el relleno. Esta carne de pollo, bien limpia, es trozada y luego procesada con vegetales verdes. Los más utilizados son el brócoli (ya cocido), arvejas frescas o congeladas, chauchas, y agregando también ciboulette, cebolla o puerros.
  • Una vez procesados los ingredientes, agregamos crema de leche (en la cantidad deseada, para formar una pasta más o menos liviana), la que podemos estabilizar y aumentar en cantidad con unas cucharadas de queso blanco, haciendo una preparación más liviana. Luego salamos y colocamos pimienta blanca molida, y dejamos reposar unos instantes para que los sabores se integren.
  • Luego rellenamos el pollo (en los sitios en los que estaban antes los huesos), y bridamos, es decir, cosemos con hilo y palillos entrecruzados por todas las aberturas. Volvemos a dejar reposar antes de hornear. Si queremos hacer un arrollado de pechuga debemos colocar papel film y disponer los filetes finos de pechuga, superponiéndolos para formar un cuadrado.
  • Prensamos bien, colocamos el relleno, y enrollamos. Envolvemos en papel film, y damos un hervor liviano para blanquear y sellar bien. Se puede seguir cocinando en agua de hervor, o bien podemos retirar el papel plástico y llevar al horno.
  • Calculá un horno bajo (180°C) por una hora, o hasta notar el punto deseado de cocción. Este arrollado puede servirse caliente, aunque frío resulta una verdadera delicia, en especial cuando es acompañado de ensaladas verdes frescas, y un poco de mayonesa alivianada con jugo de limón exprimido.