¿Cuándo Podar los árboles y Cómo hacerlo?

La poda de los árboles es muy importante si queremos mantenerlos en forma, pero la misma no se puede realizar d cualquier forma ni en cualquier época.

Descubre cuál es el momento ideal para podar un árbol. Hay tres tecnicas para hacerlo. Poda de formación, poda de mantenimiento y poda excepcional.

© Depositphotos.com/pryzmat

La poda de árboles debe hacerse en la época ideal y con las técnicas adecuadas.

¿Cuándo Podar los Árboles?

El momento ideal para podar un árbol es a finales del invierno (para evitar los días de fríos intensos). Si lo podas en primavera o verano, eliminas muchas hojas recientes y el árbol sufre más. Además, puedes provocar que la planta se debilite y deje de crecer.

Otra ventaja de podar los árboles en invierno es que no tiene tantas hojas y puedes visualizar mejor las ramas, y así saber con exactitud cuál cortar.

Algunas especies, como los arces, abedules y nogales, entre otros, pierden mucha savia cuando se los corta en primavera o verano. La poda de invierno impide casi la total perdida de savia y resina. Además, las bajas temperaturas reducen la posibilidad de que ciertos hongos aprovechen las heridas del árbol para ingresar en él, ya que el frío los mantiene inactivos.

Esto no quiere decir que jamás se deben podar los árboles en primavera y verano. En esta época están aceptadas las podas ligeras, mientras que en invierno no se deben cortar aquellos árboles que florecen al comienzo de la primavera, sino luego de que termine completamente su floración.

Cómo podar un árbol

En general, cuando hablamos de podar árboles podemos hacer referencia a tres técnicas diferentes, de acuerdo al objetivo que busquemos alcanzar:

  • Poda de formación
  • Poda de mantenimiento
  • Poda excepcional

Poda de formación

Este tipo de poda se lleva a cabo los primeros años de vida del árbol, y sus finalidades son dos: guiarlo para que logre una estructura de ramas fuertes y bien distribuidas, y situar la copa a una determinada altura del suelo.

Si esta poda de formación no se hace en el tiempo y momento justo, seguramente obtendrás un árbol totalmente libre, pero de poco aspecto ornamental y muy salvaje o desordenado. Aquí te explicamos cómo hacer una correcta poda de formación.

Poda de mantenimiento

Luego de la poda de formación y cuando el árbol ya ha crecido y está bien formado, de por vida tendremos que realizar la poda de mantenimiento.

Esta técnica tiene como objetivo eliminar todo tipo de elemento de la planta que sea perjudicial, como ramas secas que molesten al paso de las personas o toquen cables, retirar el ramaje excesivo de la copa, etc.

En esta técnica se incluye una poda denominada “topiaria”, que consiste en dar formas geométricas a las copas. Conoce las técnicas de poda de mantenimiento aquí.

Podas excepcionales

Las podas excepcionales tienen la característica de hacer desaparecer toda la copa de los árboles con una motosierra. Recibe dos nombres, dependiendo de hasta qué altura se elimina la copa: terciado o desmochado.

La poda excepcional conocida como terciado consiste en cortar las ramas dejando una tercera parte de su longitud, mientras que en el desmochado solo se deja el tronco, cortando todas las ramas.

"El momento ideal para podar un árbol es a finales del invierno, para evitar los días de fríos intensos."

Esta técnica no suele ser recomendada por los expertos, pero es muy común verla en el paisaje de la ciudad. Se dice que a este tipo de poda de árboles solo se debe recurrir en casos muy extremos.

>> Solo en ESTOS casos puedes hacer una poda excepcional. Tu planta puede morir si no sigues estos consejos.

"Hay 3 tipos de poda diferentes, de acuerdo al objetivo que deseemos alcanzar: Poda de formación, Poda de mantenimiento y Poda excepcional."