Seguridad en la Piscina: Aprendiendo a Nadar

Jugar en el agua es sensacional. A los niños les encanta chapotear, nadar, salpicarse y pueden permanecer horas dentro de la piscina. Pero también puede ser todo un trastorno, en especial cuando los pequeños juegan en grupo y exacerban sus energías, descuidando de su seguridad. Por eso debes tomar ciertos recaudos a la hora de entretenerse en el agua.

Te puede interesar: Cómo elegir la mochila adecuada para nuestros hijos

Es imprescindible enseñarle a los niños a nadar, al menos la técnica básica de flotación. Dedica poco tiempo en varias sesiones: si tienes piscina en casa, dediquen una hora por día a aprender a nadar, a flotar, a mantener la cabeza fuera del agua y a llegar a salvo a los bordes. Cuanto más temprano le enseñes a perder el miedo y a mantener la calma, sabiendo flotar y trasladarse, menor será el riesgo del pequeño en el agua.

Esto es de vital importancia en piscinas a nivel (no las que se elevan desde el piso, sino las que se insertan en él) y que no tengan veredines en los contornos, pues es bastante habitual que los niños corran demasiado cerca y puedan tropezar y caer. Si tu hijo o hija sabe nadar, podrá sacar su rostro del agua y pedir auxilio, o nadar hasta el borde.

"Cuanto más temprano le enseñes a perder el miedo y a mantener la calma, sabiendo flotar y trasladarse, menor será el riesgo del pequeño en el agua."

Elementos de seguridad para la piscina

Asegúrate de contar con elementos de asistencia de flotación suficientes para cada niño. A partir de los 6 años es normal que ya no quieran usarlos, pero si el pequeño no llega con sus pies al fondo y si no sabe nadar (sea cual fuere la altura de la piscina), oblígale a tener puestas las "alitas" (inflables pequeños que se colocan en ambos brazos, a la altura del bíceps o cerca de la axila).

Para niños más pequeños, lo mejor son los chalecos con motivos infantiles, que lo mantiene en una posición vertical y posee un sector especial para dejar la cabeza fuera del nivel del agua.

Evita los salvavidas inflables de dona, con y sin asiento, para niños a partir de los 2 a 2 y medio años de edad. Estos elementos son sensacionales si el pequeño se coloca allí dentro y flota o nada en el agua, pero si saliera de la alberca y saltara hacia el agua hay enorme riesgo de que se voltee, quedando con la cabeza hacia abajo, mientras que la forma del aro inflable evitaría que pudiera salir a la superficie.

Nunca dejes a los niños sin atención. Puedes sentarte junto a la piscina a conversar y beber un refrigerio, mientras que los observes jugar. Si hay un grupo de niños jugando y uno de ellos se golpea y hunde, los demás quizás ni siquiera lo notarán, entre tantas risas y diversión. La mirada de los adultos es imperativa para una diversión sana y segura.

Cuidar a los niños dentro de la piscina. Tips de seguridad para proteger a los niños en la piscina

Los chalecos inflables lo mantendrán en una posición vertical, y posee un sector especial para dejar la cabeza fuera del nivel del agua.

Finalmente, asegúrate de que siempre tengan su piel protegida con productos de protección solar de nivel 45 en adelante, y con los adecuados para las condiciones del día: gorros, gafas de natación y más.

Con sólo un poco de prevención y cuidado los niños en la piscina tendrán diversión asegurada, sin preocupaciones para los mayores.

"Cuando los niños estén en la piscina, asegúrate de que siempre tengan su piel protegida con productos de protección solar de nivel 45 en adelante."