Cómo hacer Mermelada de Café

¡Buenas noticias para todos los amantes del café!. Ahora podrán untarlo sobre sus tostadas con esta deliciosa mermelada casera. ¡Aprende cómo hacerla!

Taza con mermelada casera de cafe y tostadas.

© Depositphotos.com/cook_inspire

Sigue esta receta paso a paso para hacer mermelada casera de café, y personaliza los sabores a tu gusto.

Receta Rápida para hacer Mermelada con Café

La taza de la mañana y la delicia de las tardes no son la única manera de disfrutar de tu sabor favorito, y esta mermelada de café es el mejor ejemplo. Prepárala hoy mismo y encuentra una profundidad de sabores que nunca antes hubieras imaginado. Será la compañía perfecta para tus tostadas, o el detalle exótico para tus pasteles.

Lista de ingredientes

Con los siguientes ingredientes obtendrás 4 frascos grandes de mermelada casera:

  • 1 kilo de manzanas rojas: Mejor si son orgánicas y de producción local. Lávalas y descorazónalas antes de usar. Puedes dejarles la piel si son orgánicas.
  • 400 gramos de azúcar: El blanco común o el rubio. Evita el uso de edulcorantes porque no darán el mismo resultado.
  •  3 cucharaditas de café soluble.
  • Una taza de agua caliente.
  • 3 cucharadas de café en polvo: Procesa el molido para reducir su textura.
  • Extras: confitura de bayas, chocolate, crema, leche en polvo, picante, pimienta, cardamomo o lo que desees.
Vasos de vidrio con postres hechos de mermelada casera y cremas.

Esta mermelada es deliciosa para untar en pan o en galletas, pero también será un sabor diferente para crear postres y pasteles.

© Depositphotos.com/belchonock

Preparación

Corta las manzanas en trocitos, y ponlas en una olla espaciosa con un poco de agua. Lleva al fuego moderado, con tapa, para cocinarlas suavemente. Si prefieres, hazlo en el horno de microondas: unos 10 minutos a potencia máxima.

En un bol o en el vaso de la batidora, coloca el azúcar, el café en polvo disuelto en la taza de agua caliente y filtrado, y el café soluble instantáneo. Integra bien en una pasta de consistencia uniforme.

Cuando las manzanas estén bien blandas, procésalas para reducirlas a un puré. Luego, mezcla con la preparación de café, y vuelve a la olla. Cocina por el tiempo que sea necesario, a fuego medio-bajo, para permitir que el azúcar se caramelice y le de a la mermelada el color y el aroma que deseas. Revuelve regularmente con una cuchara de madera.

Estará lista cuando notes que pasas la cuchara por el fondo y la preparación no vuelve a cubrirla, y a su vez, comienza a despegarse de los lados de la olla. Haz la “prueba del platito” o, simplemente, dale el punto deseado a tu mermelada casera según si la prefieres dura o untable.

Personaliza esta receta a tu gusto. Puedes agregar leche en polvo, crema batida al producto final, una pizca de chocolate o de pimienta molida, guindas o cerezas confitadas. Divídela en cuencos pequeños y prueba las alternativas hasta obtener tu propia versión de esta delicia.

Envasa en frascos de vidrio esterilizados, ponles la tapa y voltea para que se sellen bien. Puedes pasteurizarlos si vas a guardarlos, o simplemente conservar esta deliciosa mermelada de café casera en el refrigerador por varios días.

Escrito por: Eugenia