Cómo intervenir en los Juegos Infantiles cuando se originan Discusiones y Peleas

Los juegos infantiles entre buenos y malos, pueden transformarse en agresivos si no les enseñamos a controlar sus sentimientos de poder.

25% de votos positivos

Peleas en juegos infantiles

En los niños son frecuentes los juegos de poder y control. Esto es así, por suelen sentirse insignificantes ante este mundo tan grande que los rodea y en muchas ocasiones les produce miedo. Por lo que imaginar que son superhéroes, luchar contra los malos y ganar, los hace sentir poderosos y los ayuda a superar sus propios temores.

Pero el problema radica, en que estos juegos de poder, suelen llevar a los niños a peleas, patadas y golpes, en los cuales, muchas veces (aunque sin intención) alguno sale lastimado.

Juegos Infantiles. Cómo intervenir en las Peleas

© Depositphotos.com/Wavebreakmedia

Consejos para mediar e intervenir en los juegos infantiles cuando se origina una discusión o pelea.

Consejos para saber como y cuando intervenir en juegos que se vuelven violentos

  • Lo primero, es fijar ciertas reglas para estos juegos. Dichas reglas deben ser bien claras para que sean comprendidas por todos. El juego siempre debe detenerse cuando alguien se lastima o alguien hiere los sentimientos de otro durante el mismo.
  • Es importante enseñar a los niños a decir “basta” cuando se sientan amenazadas por el actuar del otro.
  • Cuando jueguen “buenos contra malos”, investigar sobre quienes son los personajes y que piensan hacer. Luego, hablar acerca de las diferentes formas en que podemos disfrutar de ese juego de manera seguro para que todos se diviertan y nadie termine llorando o lastimado. Entender la diferencia entre los real y lo imaginario (los golpes no duelen en la tele, pero si, si se los propinamos a alguna persona).
  • Controlar a los niños mientras desarrollan dicho juegos. En ocasiones, se compenetran tanto en el juego que olvidan las reglas y se lastima al otro.
  • Si notamos que un niño se esta tornando agresivo y peligroso para el resto, es el momento de intervenir, incorporándose al juego, para darle un giro al mismo y calmar la situación.
  • Si por más que se ha hablado, intervenido y controlado, no se puede lograr que el niño juegue sin lastimar a sus compañeros, será mejor incentivarlo a realizar otra actividad para que descargue su agresividad, como hacer dibujos de pelas o crear muñecos de masa que pelen entre ellos, etc.
  • Además, es necesario hablar con el acerca de lo que hizo para darle la posibilidad de expresar sus sentimientos.

"Cuando jueguen “buenos contra malos”, investigar sobre quienes son los personajes y que piensan hacer."