La importancia de comer con las manos para los niños

Para la mayoría de las culturas, comer con las manos no está bien visto, pero los infantes gozan de un período sin protocolos, en el que tomar los alimentos con su mano es un entretenimiento, y también una técnica de aprendizaje.

Comer con las manos, un gran aprendizaje para el bebé

La importancia de comer con las manos

Comer con las manos es divertido, permite al pequeño familiarizarse con la textura y dimensiones de los alimentos, y también le sirve para ir apreciando sus temperaturas, distinguiendo lo que esté demasiado caliente o demasiado frío antes de consumirlo. También es un primer paso hacia su independencia, al menos en las cuestiones básicas como alimentarse, asearse y explorar su entorno. También, la técnica de permitirle comer con sus manitas lo ayuda a desarrollar su coordinación ojo-mano y su motricidad fina.

A partir de los 8 o 9 meses de edad, el pequeño está listo para comer con sus manos los alimentos cuya textura lo permitan. Si quieres comenzar un poco antes, incluso, puedes introducir la técnica a partir de los 6 a 7 meses, con cáscaras de pan que no se desgranen, grandes huesos de pollo bien cocido y sin piezas que puedan desprenderse (los huesos largos de la pata del pollo son ideales) y algunos otros, a tu discreción. Siempre vigílalo al comer y al jugar, por si alguna pequeña parte se separara de la pieza, pudiendo ahogarlo.

Cuándo y cómo iniciar la alimentación con las manos

Cuando tu pequeño demuestre interés por la comida que consumen los mayores, y pueda hacer pinzas con sus manos (es decir, tomar firmemente los elementos y hacer sujeción entre los dedos índice y pulgar) ya estará en condiciones de poder iniciar con estas mecánicas. Cuando le des de comer notarás que busca tomar la cuchara, ensuciará sus manos con la comida y luego se la llevará a la boca. Estas son claras señales de que está listo.

Los alimentos que le des deben ser de fácil disolución, pues probablemente el bebé carecerá de molares y dientes que permitan la masticación. Tomará el alimento y, al llevarlo a la boca, lo aplastará con las encías, por lo que las comidas que se conviertan en un puré digerible serán las mejores. Comienza dándole de a dos o tres pedacitos, pequeños y fáciles de consumir (como cuartitos de rodaja de banana, por ejemplo) y siempre obsérvalo en su alimentación.

Alimentos recomendados para comer con las manos

Los alimentos, además de tener esta textura necesaria, deben ser de alto valor nutricional. Evita darle galletas dulces o saladas, panes de miga o industriales, golosinas, bocadillos o botanas, y toda comida que no se disuelva en la boca, por riesgo de ahogo. Los vegetales han de estar cocidos y procesados, así como ciertas frutas. Las carnes deben estar cortadas en pedazos minúsculos (del tamaño de un guisante, o menos), al igual que las pastas, de modo que si las tragan directamente no sufran riesgo de asfixiarse. Por otro lado, evita los alimentos de alto potencial alérgico y los de tamaños pequeños y duros, como las frutas secas.

La lista de alimentos más provechosos para iniciar la alimentación con las manos, de acuerdo a la Academia Estadounidense de pediatría (AAP), se compone por:

  • Trocitos de pan ligeramente tostado, untado con puré de verduras
  • Cubos muy pequeños de tofu o requesón de soya
  • Huevos duros bien cocidos y picados
  • Queso suave pasteurizado cortado en trozos muy pequeños
  • Cereal de avena tostada con formas circulares y pequeños, de bajo contenido en azúcares
  • Pasta tirabuzón o espiral bien cocida y cortada en trocitos pequeños
  • Plátanos, bananas, mangos, ciruelas, melocotones (duraznos), melón, sandía o peras peladas y sin semillas, cortadas en trozos minúsculos o pisadas en puré
  • Vegetales bien cocidos y cortados pequeños: zanahorias, chícharos, guisantes, calabazas, coliflor, brócoli, patatas y batatas (camote, boniato)
  • Carnes bien cocidas, blandas y poco condimentadas cortadas en trozos diminutos, preferentemente de pollo o res

"La técnica de comer con sus manitas ayuda al bebé a desarrollar su coordinación ojo-mano y su motricidad fina."

'

"Cuando el bebé demuestre interés por la comida de los mayores, y pueda hacer pinzas con sus manos, ya podrá comenzar con la técnica."