Ideas para darle nuevos sabores a las comidas de tu bebé

Atrás han quedado los días en que a los bebés se les alimentaba sólo con purés de plátano y pastas de avena y cereal. Hoy, la gastronomía se ha abierto a un campo en constante exploración: la cocina para bebés.

Nuevos alimentos y sabores para los bebés

Cómo introducir nuevos alimentos al menú del bebé

Buscando nutrición y sabor, grandes chefs y nutricionistas de nivel internacional ofrecen alternativas de platillos deliciosos y completos que favorecen el desarrollo físico e intelectual de los bebés, y que puedes preparar en casa.

En natural que lleves grabado a fuego en tu mente el asunto de purés suaves para bebés, y nada de mezclas extrañas. Pero preparados como cremas de papaya con naranjas o de vegetales mixtos son una alternativa deliciosa, que ampliará el paladar de tu bebé y te dará mayor soltura a la hora de fomentar su más sana alimentación.

Ideas para darle nuevos sabores a las comidas de tu bebé
Los purés y preparados suaves pueden condimentarse saludablemente para dar a tu bebé más opciones

Siempre sigue los consejos de introducción de nuevos alimentos: primero consulta con el médico, luego haz la prueba de alergias en su bracito por la mañana, si no hay reacciones, dale a probar una pequeña cucharadita por la noche, y si tres días después no ha habido cambios, entonces puedes introducirla sin riesgos en su menú.

Sabor para las comidas del bebé

Los purés y preparados suaves, como de cereales, granos como el arroz y hasta los de vegetales, pueden condimentarse saludablemente para dar a tu bebé más opciones en lo gastronómico. La miel, el azúcar refinado y la sal no se recomiendan como condimentos para las comidas, pero sí puedes dar rienda suelta a tu creatividad y poner a prueba otros condimentos, incluso hierbas y especias.

"La miel, el azúcar refinado y la sal no se recomiendan como condimentos para las comidas del bebé."

Los purés de calabaza, patatas y batatas pueden tener un toque extra si les agregas una ramita de romero fresco, bien triturada. Una vez introducido el pollo a su alimentación, intercala días de pollo suave con otros sazonado con comino, o incluso con pimentón. De hecho, hay estudios dedicados al análisis de picantes en bebés, sin resultados negativos o hasta con perejil. Es decir: usándolos con mucha cautela, y en poca cantidad para evitar irritar la boca del estómago, puedes dar chiles simples (no habaneros) a tu bebé, bien mezclado en su comida y en poca cantidad, para acostumbrarlo a este sabor y evitar los comportamientos melindrosos años más adelante. Pero claro, recuerda antes consultar con el pediatra para que te brinde importantes consejos

Creatividad al cocinar para tu bebé

No es necesario que hagas un curso de cocina para implementar pequeños cambios en la alimentación de tu bebé. Simplemente, aplica un tanto de creatividad. Intercambia los vegetales entre sí, para que cada día tu hijo o hija reciba un nuevo sabor. Batatas, patatas, calabazas, espárragos, coles de bruselas, coliflores, lechugas, espinacas, brócolis; peras, yucas, tunas, manzanas rojas y verdes, plátanos, ciruelas, aguacates, tomates, fresas; incluso puedes ir intercambiando el arroz por diversos cereales, tofu o quínoa o carnes de pollo por carnes de res bien cocidas, o carnes de pato o pavo.

"Recuerda consultar con el pediatra para que te brinde importantes consejos antes de darle a tu bebé un nuevo alimento."