Cómo hacer Glasé Real

Escrito por: Staff de CHP

96% de votos positivos

El glasé es un baño clásico de repostería con el que se pueden realizar varias tareas de decoración. Descubre una receta fácil para prepararlo y consejos de uso.

Receta de glasé real

El glasé real se puede preparar con solo 3 ingredientes. Además, podemos hacer una determinada cantidad y luego dividirla para darle diferentes colores.

Es mejor aplicar el Glasé Real con una boquilla

© Depositphotos.com/locrifa

Para aplicar el glaseado, usa siempre una manga de repostería con una boquilla pequeña, o una bolsa con una esquina recortada.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo.
  • 1/4  de azúcar glas (impalpable, en polvo).
  • Jugo de limón.

Para prepararlo, coloca la clara en un bol y bate, incorporando de a poco el azúcar y algunas gotas de jugo de limón. Continúa batiendo hasta que se formen picos firmes. Por último, pon dentro de una manga o cartucho y ya se puede usar para decorar.

Usos del glasé real según su consistencia

De acuerdo a la consistencia del glasé obtendremos diversos usos: la misma dependerá del tiempo de batido.

Glasé liviano: Su textura es más bien líquida y brillante. Este glasé no sirve para decorar, pero si para bañar alfajores o galletitas.

Glasé medio: Es más cremoso que el anterior pero tiene menos brillo. Para trabajarlo, se debe utilizar mangas con boquillas bien finas. Es ideal para escribir, hacer líneas y delinear dibujos.

"El glasé se puede conservar en la heladera, dentro de un recipiente hermético y cubriéndolo con un papel film."

Te puede interesar: Cómo colorear el Glasé

Glasé a Punto: Es bien cremoso, con buena consistencia y sin brillo. Se puede utilizar con cualquier tipo de boquillas y es la mejor opción para realizar acabados, volados, dibujos, etc.

Glasé Punto Pétalo: Tiene mucha consistencia, posee una textura mas armada y se utiliza para confeccionar los pétalos de cualquier tipo de flor.

¿Cómo aplicar los glaseados?

Muy simple: no intentes ser perfecto. Practica, ten paciencia, y sigue estos consejos:

1. Aunque en la TV hayas visto que lo esparcen fácilmente con una cuchara, usa siempre una manga de repostería con una boquilla muy pequeña, una bolsa con cierre a presión (a la que cortes una esquina), una jeringuilla sin aguja, o una jeringuilla galletera, para tener mejor control de tus trazos.

2. Haz primero los contornos y luego los rellenos, evitando así que el glasé se desborde.

3. Divide tus diseños en “planos”, creando primero las bases y luego los detalles por encima, en lugar de intentar hacerlos todos al mismo tiempo.

4. ¿Quieres hacer glaseados bicolor o veteados?. Une dos mangas (o dos bolsas ziplok) usando la misma rosca y boquilla y, al presionar, lograrás una pasta de dos tonos, bien uniforme y sin problemas.

Cómo conservar el glasé real

El glasé se puede conservar en la heladera, dentro de un recipiente hermético y cubriéndolo con un papel film. De esta manera, se mantendrá en buen estado hasta 4 meses. La única precaución es retirarlo unas 24 horas antes, batirlo un poco y dejar que esté a temperatura ambiente antes de usar.

Mientras estés trabajando, debe permanecer tapado con un paño seco, especialmente si el ambiente es demasiado húmedo, o usar un paño húmedo si el ambiente es seco.

Finalmente, si el glasé real está demasiado blando, solo hay que agregar un poco mas de azúcar, mientras que si esta muy espeso se debe añadir unas gotas más de jugo de limón.

Otros glaseados fáciles de hacer

Para hacer un glasé más simple, prueba batir apenas las claras para romper la liga, agrega unas gotas de jugo de limón, y reemplaza el azúcar en polvo por gelatinas de colores. Puedes batir apenas las claras, dividirlas en cazos pequeños, y agregar gelatinas de distintos sabores de a cucharaditas, hasta que notes una textura pastosa y poco fluida. Agrega un poco más de gelatina si necesitas, hasta lograr la consistencia, y deja reposar unos minutos. ¡Color y sabor, todo en uno!

Otro método para hacer un glaseado rápido es mezclar azúcar blanco, melaza y jugo de limón recién exprimido, sólo lo suficiente para lograr un fluido delicioso que dará la textura del azúcar, el color de la melaza, y el toque ácido del limón. Aplica este glaseado fácil sobre bizcochuelos de limón, chocolate, vainilla, o del sabor que quieras, ya que su combinación entre sabores lo hacen muy versátil.

"Si el glasé está demasiado blando, solo se deberá agregar un poco mas de azúcar, mientras que si esta muy espeso, se añade unas gotas de jugo de limón."

Una última idea: haz glaseados con malvaviscos. Simplemente coloca uno en vertical, bien centrado, y lleva al horno por unos 5 minutos: se fundirá, cubrirá la superficie y, al enfriar, ¡hará un gaseado delicioso!. Te recomendamos preparar tus propios malvaviscos caseros.

Cómo vemos, con el glasé real podemos realizar varias decoraciones a la hora de embellecer tortas, galletitas o determinadas figuras. Prueba estas diferentes opciones y elige la que más te guste.

Video: Cómo hacer azúcar impalpable casero

Te contamos de un procedimiento sencillo para preparar tu propio azúcar glas o impalpable.