Cómo hacer Flores de Yeso

Aprende la manera más fácil de hacer flores de yeso y decorar tus rincones con estas artesanías simples y originales.

Flores de yeso rojas

© Depositphotos.com/ch_ch

Con esta técnica podrás hacer bisuterías y topiarios a la medida de tus ambientes.

Técnica para hacer Flores de Yeso

Las flores de yeso pueden convertir un objeto cotidiano en una adorable pieza decorativa. Combinan perfectamente con otras técnicas como las flores de arcilla polimérica o de papel. Para hacerlas necesitas lo siguiente:

  • Flores plásticas o de tela, para usar como base
  • Pinzas para cortar alambre
  • Yeso parís para artesanías
  • Agua
  • Pintura látex o acrílica en color blanco, manteca, o el tono que quieras (Opcional)
  • Un bloque de telgoporl (isopor) o un contenedor con granos de arroz, sal gruesa o arena, para secar las flores
  • Un contenedor descartable
  • Una espátula o cuchara
  • Adhesivo universal incoloro, para pegar las flores a la superficie deseada (opcional)
  • Guantes de látex y mantel plástico para proteger la zona de trabajo

Pasos para hacer las Flores de Yeso

  1. 1. Corta las flores del ramillete, separándolas individualmente. Si las notas sucias o con polvillo, límpialas repasando con un pañito.
  2. 2. Cubre la mesa de trabajo con un mantel plástico, y prepara el contenedor con arena o el bloque de isopor.
  3. 3. Prepara el yeso parís para artesanías hidratándolo en agua, hasta lograr una pasta no demasiado espesa ni demasiado liviana (con una textura apenas más espesa que el yogur).
  4. 4. Para hacer flores blancas, deja la preparación como está. Si quieres darle un color parejo y brillante, agrega en este punto la pintura acrílica, e integra bien.
  5. 5. Toma una a una las flores por el alambre, y sumerge los pétalos y las hojas en la preparación. Comprueba la espesura del producto, agregando un poco más de agua sólo si fuera difícil introducirlas, o agregando más yeso si notaras una textura demasiado fluida que no se adhiera a los pétalos.
  6. 6. Con la flor sumergida, muévela y hazla girar de modo que toda la superficie se cubra con el producto, por ambos lados.
  7. 7. Retira la flor elevándola, y agita suavemente para permitir que escurra el excedente del yeso. Es mejor lograr una capa bien delgada y repetir la técnica, que dejar los pétalos con mucho material.
  8. 8. Con cuidado, pon los tallos en el bloque o en el contendor, para que queden en vertical y sequen adecuadamente. En el envase del yeso verás el tiempo recomendado para el secado.
  9. 9. Ya listas, corta los tallos y cabos para dejar únicamente la base de la flor y algunas hojas, si quieres, o bien individualiza las hojas y las flores.

Listo, ya puedes adherir tu creación a la superficie que quieras, y darle un aspecto increíble con esta técnica fácil.

Recuerda que puedes pintar estas flores de yeso una vez secas, y también protegerlas con barniz para una mayor protección.

Tradicionalmente se las utiliza para complementar las tapas de contenedores y los bordes de bandejas y carameleras, pero lo cierto es que podemos usarlas en un sinfín de elementos, incluyendo marcos de espejos y fotografías, mesas con vidrio, patas de muebles, e incluso sujetadores de cortinas.  

"Puedes hacer estas flores blancas o colorearlas añadiendo al a mezcla pintura acrílica o látex."