Cómo evitar la necesidad de caerle bien a los demás

Cómo evitar la necesidad de caerle bien a los demás

Cómo evitar la necesidad de caerle bien a los demás

¿Cuantas veces hemos puesto todo de nuestra parte para convencer a otros de que somos geniales? ¿Es saludable?. Te invitamos a reflexionar para evitar esa absurda necesidad de querer caerle bien a los demás.

Esa necesidad de agradar siempre a los demás

Por Montse Ceide, www.tusaludemocional.com

Los ejemplos de situaciones donde queremos caer bien son innumerables: cuando llegas a un nuevo curso donde todas las personas son nuevas para ti, cuando has de ir a conocer a la familia de tu pareja, o puede que acabes de mudarte a un nuevo lugar, te hayas cambiado de trabajo y tengas un nuevo equipo contigo, o acaban de presentarte a una persona que consideras fantástica y te gustaría ser su amiga...

En todos los casos tenemos deseos de encajar en el nuevo entorno, ser geniales ante los ojos de esas nuevas personas, ser queridos, aceptados, formar parte... Y el caso es que hay una gran diferencia entre probar tu cariño, tus buenas intenciones, tu amor, y sencillamente compartir-te, compartir tu amor y tu presencia.

Piensa en cuántas veces te has esforzado en impresionar a alguien, en mostrar lo valioso o valiosa que eres, en ser aceptado por alguien.. y tal vez te has sentido rechazado, juzgado, apartado.

"Lo ideal es que elijas pasar tu tiempo con personas que estan en tu misma sintonía, y no con quienes te hacen sentir incómodo, inadecuado o apartado."

Te puede interesar: Cómo seguir los proyectos y evitar la gente negativa

¿Te ha sucedido esto alguna vez? Es hora de cambiar las cosas.

Cómo evitar la necesidad de ser aceptados

Lo primero que hemos de hacer siempre es preguntarnos... "de todas las personas que están a mi alrededor ¿con quién me siento cómodo, aceptado, querido..?". Porque las probabilidades de que esas personas estén en tu misma sintonía son numerosas, y lo ideal es que elijas pasar tu tiempo con ellas, y no con quienes te hacen sentir incómodo, inadecuado, o apartado.

Cuando te des cuenta de las barreras, o los juicios de otros, sencillamente opta por dejar de poner ahí tu energía. Elige con quien compartir y sumar.  Y si por algún motivo eliges a alguien que no quiere estar contigo, en cuanto te des cuenta (por esa incomodidad que  sientes) suelta, ríndete a una realidad superior de que todo es perfecto, el camino se muestra de muchas maneras, sigue caminándolo, sin forzar nada, y sin mirar atrás.

Tal vez el encuentro sea más adelante, tal vez no tenga que ser. Tal vez ese era el único contacto necesario... el tiempo y la vida te lo dirán.

Elige presencia y compartir con quien resuenes de forma armoniosa, con quien crezcas y aprendas, con quien te rías y disfrutes, con quien te sientas cómodo o cómoda, con quien elige sumar contigo, sin preocuparte en absoluto lo que los otros pensarán de ti, sin intentar convencer a nadie de lo maravilloso que percibas que pueda ser el encuentro.. porque es cierto que no sabemos nada en realidad, el Universo sabe mucho más, y nos muestra nuestra vibración, energía, a través de la energía de quien nos rodea... nuestros espejos. Solo debemos observar:

  • ¿Donde estoy?
  • ¿Cómo me siento?
  • ¿Me estoy honrando?
  • ¿Me estoy amando?
  • ¿Me estoy aceptando?

"No necesitas demostrar a nadie que eres genial. Basta con que tú lo sepas."

Ya no necesitas entender, ya no necesitas convencer, ya no necesitas tener razón... suelta, relájate, observa a tu alrededor quien sí está, y sigue tu camino, disfrutándolo con absoluta presencia, en el momento presente. Porque sé quien soy, y no necesito ya que otros lo sepan también para valorarme.

La vida es mucho más sencilla así, más fácil soltar, más fácil perdonar, más fácil vivir el presente intensamente, con aceptación.

Recuerda, no necesitas demostrar a nadie que eres genial. Basta con que tú lo sepas.

Con Amor, Montse Ceide