Cómo hacer Cristales de Bórax

La formación de cristales de bórax son un efecto muy original para hacer adornos.

Las piedras de bórax se pueden modelar en la forma y tamaño que quieras utilizando los limpiapipas.

Foto: Rock Currier - Vía Wikimedia

¡La ciencia es muy divertida!. Aprende a crear originales piedras de cristal con bórax, para decorar y dar un toque muy personal a cada rincón.

Cómo Crear Piedras de Cristal con Bórax

Los cristales de bórax son muy fáciles de hacer, y sólo necesitarás de algunos pocos materiales. Podrás personalizarlos a tu gusto en el color, tamaño y hasta forma, logrando pequeñas piezas decorativas muy originales, contenedores para todo tipo de elementos, bolas, porta velas, ¡o lo que se te ocurra!. Deja volar tu creatividad con esta técnica simple y original.

Materiales e ingredientes

Por cada una de las figuras de bórax que quieras hacer, necesitarás:

  • Una olla con agua caliente.
  • Limpiapipas afelpados blancos (alambres recubiertos con felpa), o del color que quieras dar a los cristales.
  • Un frasco de vidrio lo suficientemente espacioso para que la figura quepa cómodamente en su interior.
  • 4 a 6 tazas de agua, para poner dentro de cada frasco completando cerca de ¾ de su volumen.
  • Colorante vegetal del color de los cristales que quieras obtener.
  • Un palito de brochetas y algo de hilo o tanza, para suspender de él cada cristal.
  • Bórax (ácido bórico): lo necesario para saturar la cantidad de agua coloreada; puede ser 2 o hasta 4 tazas, todo dependerá del tamaño del frasco y del volumen de agua a usar.
  • Un trozo de cartón más grande que la boca del frasco.
  • Una caja de cartón algo mayor que el frasco, o una manta para taparlo.

"Si quieres hacer figuras más largas que el limpiapipas necesitarás unir dos tiras entre sí, enroscándolos a unos 2 cm. de los extremos de cada uno."

Te puede interesar: Cómo hacer Piedras de Papel

Crea los cristales de bórax paso a paso

Si no sabes para qué sirve el bórax, además de las ideas que te comentamos aquí, puedes aprovecharlo para crear figuras muy originales. Comienza por doblar y acomodar los limpiapipas en la forma y tamaño que desees. Puedes trabajar en serie, modelando varios cuencos, corazones, estrellas, o la forma de tu agrado. Recuerda que para hacer piezas más largas necesitas unir dos tiras de limpiapipas entre sí, enroscándolos a unos 2 cm. de los extremos de cada uno.

Al crear las formas, asegúrate de dejar algo de espacio separando los tramos. Si modelas las figuras demasiado compactas, el bórax no podrá actuar formando los cristales.

Calienta la olla con agua, pon dentro el frasco con las 4-6 tazas de agua, y deja a fuego medio hasta que comience a hervir. Esto calentará el interior del frasco lo suficiente como para mantener el agua a la temperatura necesaria.

El bórax es un polvo que se encuentra en tiendas de limpieza, químicas y similares.

Encontrarás bórax (ácido bórico) en tiendas de elementos de limpieza, de artesanías, en algunas ferreterías o hasta en farmacias.

Foto: Frédéric BISSON - Vía Flickr

Con el agua exterior hirviendo, agrega colorante vegetal al frasco hasta dar con el tono que quieras los cristales. Logra un tono parejo y satura el líquido con el colorante: lo notarás fácilmente, pues dejará de disolverse del todo. Recuerda que en las piezas el tono será opaco y no brillante como en el agua. Usa limpiapipas blanco para obtener tonos más claros, o el del color elegido para intensificarlo.

Añade el bórax al agua con color, y revuelve suavemente con el palo de madera. Coloca de a media o una taza por vez, disolviendo a la perfección antes de añadir la siguiente cantidad, hasta saturar el líquido. Nuevamente: lo notarás porque las partículas dejarán de disolverse y flotarán en la superficie.

Una vez listo, retira del fuego con mucho cuidado y pon el frasco sobre una superficie apta para el calor. No lo coloques en la piedra fría, pues el choque térmico podría romper el vidrio.

Usando el hilo o la tanza, ata la pieza de limpiapipas y sumérgela algunas veces en el agua, para humedecerla bien. Luego, sumerge del todo la pieza asegurándote que la figura quede a 3 cm. por debajo de la superficie, como mínimo, y anuda el otro extremo del hilo al centro del palo de madera. Posa el palo sobre la boca del frasco, para que la pieza quede suspendida y flotando al centro del líquido. Cubre todo con un trozo de carbón y luego con una caja o una manta, para que conserve la temperatura. Deja reposar por no menos de 24 horas.

"Recuerda que estos cristales hechos con bórax tendrán un tono opaco, y no brillante como el que obtendrás al mezclar el colorante en el agua."

Al día siguiente retira la pieza, que ahora estará llena de singulares cristales de bórax. Agítala suavemente para escurrir el excedente del líquido, y termina de secar al aire, colocando sobre una rejilla, al sol si el clima lo permite. Este método es genial para hacer con los niños y lograr formas muy originales.