Conservación de hierbas frescas

Tener hierbas frescas durante todo el año es muy sencillo, solo tenemos que congelarlas y estarán listas para ser usadas en cualquier momento.

Hay dos maneras de hacerlo, ambas son muy sencillas:

  • Lavar y secar las hojas, picarlas o dejarlas enteras y guardarlas en bolsas de plástico muy bien cerrada (las hojas de laurel, romero y tomillo, se congelan enteras).
  • La otra opción, es picar las hierbas elegidas (por separado) y colocar un poco en cubeteras de hielo. Cubrir con agua y llevar al congelador. Ya realizados los cubos, retirarlos de la cubeteras y guardarlos dentro de bolsas de plástico.
En ambos casos identificar la hierba y la fecha en que se ha guardado. Las hierbas frescas congeladas mantienen sus cualidades intactas durante 8 meses.
  • Lavar y secar las hojas, picarlas o dejarlas enteras y guardarlas en bolsas de plástico muy bien cerrada (las hojas de laurel, romero y tomillo, se congelan enteras).
  • La otra opción, es picar las hierbas elegidas (por separado) y colocar un poco en cubeteras de hielo. Cubrir con agua y llevar al congelador. Ya realizados los cubos, retirarlos de la cubeteras y guardarlos dentro de bolsas de plástico.
En ambos casos identificar la hierba y la fecha en que se ha guardado. Las hierbas frescas congeladas mantienen sus cualidades intactas durante 8 meses.