Consejos de higiene y cuidados en zonas sensibles del recién nacido

El cuerpo del recién nacido es muy sensible, por lo que debemos extremar los cuidados y conocer la mejor manera de higienizarlo.

Cuidados e higiene para tu recién nacido

Consejos de higiene y cuidados en zonas sensibles del recién nacido
Tu bebé recién nacido requiere de muchos mimos y cuidados, especialmente a la hora de la higiene

Cuidados e higiene de tu recién nacido

Ni bien tu bebé ha salido de tu vientre, se debe tomar toda medida necesaria para su bienestar. Y para conocer su estado general de salud, los médicos implementan una batería de exámenes, observaciones y técnicas que procuran la mejor bienvenida a este mundo.

Cuidados del cordón umbilical

Apenas salido del vientre, los médicos interrumpen la vía del cordón umbilical con pinzas, y proceden a su corte. Luego de suturarlo adecuadamente para sellarlo, o bien de pinzarlo, el cordón se deja secar y caer por cuenta propia, señal de que el canal de ingreso ya ha cicatrizado. Esta pinza podrá ser retirada recién a partir de las 24 horas desde nacido.

Se debe mantener la zona seca, en lo posible ventilada en aire estéril para evitar infecciones, y no se debe presionar con el pañal ni con la ropa. El médico obstetra o el pediatra revisará a diario para definir la necesidad de desinfectar con alcoholes o con iodopovidona, en particular cuando se viera inflamada, enrojecida, con secreciones o con mal aroma.

Higiene en la zona genital

Al nacer, la zona genital normalmente se nota inflamada de líquidos, en especial los testículos. El cuidado debe ser muy delicado, y en ningún caso debes tirar del prepucio o de los labios de la vagina. Se debe limpiar con paños suaves humedecidos en agua y jabón neutro, siempre desde delante y hacia atrás, enjuagando luego con agua limpia y aplicando talcos para evitar el desarrollo de hongos en la piel por la humedad.

Limpieza de los ojos del recién nacido

Los ojos pueden presentar lagañas y suciedades, pero debes tener cuidado al limpiar. Hazlo siempre muy suavemente, con paños suaves humectados sólo en agua. Al nacer se les coloca geles antibióticos para evitar infecciones, por lo que si notas enrojecimiento, irritación o inflamación en la zona, consulta al médico cuanto antes. Cuando tu bebé cumpla los tres meses de edad, se recomienda realizar la primera visita al oftalmólogo.

Hipos y estornudos de tu bebé

Son dos condiciones muy habituales en los recién nacidos, y no son causas de preocupación. Los estornudos son una manera de liberar las vías respiratorias, y sólo debes consultar al médico si son demasiado frecuentes o si se acompañan de tos. El hipo mayormente se debe a que, al alimentarse, el bebé ha ingerido demasiada cantidad de aire. Los provechos (hacer que el bebé libere la presión estomacal mediante eructos) es lo adecuado.

El baño del recién nacido

No exageres con la hora del baño, recuerda que hay medios de higiene por zona como toallitas húmedas, útiles de usar al cambiar el pañal sólo con pis. Un baño completo hasta 3 veces por semana es lo recomendable.

Siempre coloca al bebé en el sostén de baño para evitar accidentes, y comienza su limpieza corporal desde arriba y hacia abajo, siempre finalizando por las pompas y la zona genital. El baño siempre debe hacerse con poco jabón neutro e hipoalergénico, y con agua tibia. El secado debe ser abundante y muy suave, con paños delicados y dando golpecitos, sin frotar. No utilices algodones ni hisopos en ninguna zona de su cuerpecito, hasta tanto sea mayor.

"Se debe mantener seca la zona del cordón umbilical, en lo posible ventilada en aire estéril para evitar infecciones."

'

"Los ojos pueden presentar lagañas y suciedades. Limpia suavemente con paños suaves humectados sólo en agua."