Cómo catar un vino

Catar es el acto por el cual se aprecia las cualidades de un vino, a través del olfato, la vista y el gusto, y siguiendo algunas normas y reglas. Veamos cuales son para adentrarnos en el extraordinario mundo de la catación de vinos.

Cómo catar un vino

Cómo hacer para catar un vino

En pocas palabras y de manera sencilla, podemos decir que catar es simplemente tomarnos nuestro tiempo para disfrutar y sentir lo que estamos bebiendo, esto es así, porque centramos toda la atención en el vino usando nuestros sentidos para ello.

Para catar un vino y poder disfrutar al máximo de su aroma y sabor, debemos tener en cuenta algunas normas o pautas.

  • El vino siempre debe estar a la temperatura correcta.
  • Si vas a catar varios vinos, debes comenzar por los blancos, seguir con los rosados y terminar con los tintos. Comenzando cada grupo con los secos y luego con los dulces.
  • El lugar en donde vamos a realizar la catación debe contar con buena iluminación y aireación.
  • Siempre debemos utilizar copas transparentes y sin grabados o tallados.
  • La copa solo debe llenarse hasta un tercio de su capacidad.
  • Luego de verter el vino en la copa, hay que levantar la misma un poco e inclinarla a unos 45º para poder observar a trasluz si tiene partículas que los enturbian. Si notamos que en el vino se encuentran partículas, desde ya podemos decir que no es bueno.
  • El color del vino también nos da una idea de su maduración y calidad.
  • Cuando utilicemos el sentido del olfato, tratemos de indicar el aroma con frutas, flores, maderas, café, tabaco, etc.  No es conveniente utilizar perfumes demasiados fuertes ya que pueden interferir con el sentido del olfato en el momento de la catación.
  • Para saborearlo, debemos beber un sorbo de vino. Los labios y la lengua nos irán dando el sabor total del vino.
  • Al usar nuestros sentidos para catar un vino, no es raro que dos personas caten el mismo vino y sus apreciaciones sean totalmente diferentes. Además, a estas personas se les suele complicar a la hora de tener que expresar oralmente lo que han percibido al catar un vino determinado.

Por eso, los catadores profesionales estudian y memorizan un vocabulario específico que les permita describir las sensaciones percibidas en ese momento.

"Si vas a catar varios vinos, debes comenzar por los blancos, seguir con los rosados y terminar con los tintos. Comenzando cada grupo con los secos y luego con los dulces."