Beneficios de los ejercicios cardiovasculares

Los ejercicios cardiovasculares son ideales para mantener un buen estado de salud, mejorando el organismo entero a través de la oxigenación y tonificación muscular.

100% de votos positivos

¿Por qué realizar ejercicios cardiovasculares?

Los ejercicios cardiovasculares, "cardios" o aeróbicos, son ideales para cuidar de tu salud, ayudar a tu organismo a restablecer sus funciones normales, y también para bajar de peso sin aumentar demasiado tu masa muscular, aunque sí tonificando. Son útiles para mejorar la postura y para lograr un aspecto corporal inigualable. Pero... ¿qué ejercicio cardiovascular debes elegir?

Los ejercicios cardiovasculares son ideales para mantenerse en forma. Su práctica aumenta los ritmos cardíaco y respiratorio, proveyendo a cada célula del cuerpo con una buena dotación de oxígeno y nutrientes, y permitiendo también una mejor eliminación de toxinas mediante la sudoración.

Los ejercicios cardiovasculares te ayudan, además de a cuidar tu figura, a cuidar de tu salud ahora y a futuro, pues colaboran en la prevención de enfermedades cardíacas, mantienen las grasas y el colesterol en niveles adecuados, reducen los niveles de estrés, ayuda en la producción de hormonas saludables, mejora tu flexibilidad y movilidad, ayuda a lubricar las articulaciones de todo el cuerpo y, en suma, elevan tu autoestima y tus niveles de energía.

¿Quiénes pueden hacer ejercicios cardiovasculares?

Cualquier persona puede practicar ejercicios cardiovasculares, salvo condiciones especificas. Los niveles de exigencia y la duración de las sesiones dependen de cada caso, incluyendo todas las variantes de ejercicios aeróbicos a tu disposición, que incluyen el baile, la caminata, el ciclismo, los ejercicios acuáticos, la natación, y hasta las actividades de limpieza del hogar y la jardinería, siempre y cuando las practiques a un ritmo constante por 20 minutos seguidos o más.

Las restricciones de la práctica de aeróbicos se aplican a personas con movilidad reducida, problemas óseos o articulares, personas con tratamientos médicos específicos (como cardiovasculares), diabetes, presión arterial alta, fumadores, con sobrepeso pronunciado y otros similares. Lo mejor es consultar con tu médico sobre la posibilidad de realizar estas actividades, y elegir en conjunto el ejercicio que mejor funcione en tu caso.

¿Qué ejercicio cardiovascular elegir?

Ejercicios aeróbicos:

  • Si deseas realizar un ejercicio cardiovascular que te ayude a mantenerte en forma y bajar de peso, lo mejor es realizar los aeróbicos convencionales.
  • Consulta a tu médico sobre la posibilidad de realizar ejercicios como aeróbicos de suelo y de agua, caminatas, trotes, ciclismo (en bicicleta fija o al aire libre) o natación, sea en estilo libre o en entrenamientos específicos.
  • Recuerda realizarlos en sesiones regulares, a igual o mayor ritmo, por 20 a 30 minutos como mínimo.

Ejercicios anaeróbicos:

"Si quieres mejorar tu flexibilidad y movilidad general, lo mejor es realizar los ejercicios llamados anaeróbicos."

  • Si quieres mejorar tu flexibilidad y movilidad general, lo mejor es realizar los ejercicios llamados "anaeróbicos", que ayudan a fortalecer tus músculos, articulaciones y cartílagos, y a aumentar tu fortaleza muscular y ligamentaria.
  • Son ideales para mejorar la postura, pues ayudan a estirar los músculos.
  • Estos ejercicios son algo más cortos y suelen ser realizados con pesas y elementos semejantes, como ir al gimnasio y realizar levantamientos, o también se puede practicar los cardiovasculares aeróbicos pero con mayores niveles de exigencias.
  • Para mejorar la flexibilidad se realizan ejercicios de este tipo sobre grupos musculares específicos, estirándolos luego por 10 a 30 segundos antes de que enfríen.

"Cualquier persona puede practicar ejercicios cardiovasculares, salvo condiciones especificas."