Aparición, caída y desarrollo de los dientes de leche

La aparición y posterior caída de los dientes de leche es todo un acontecimiento en la familia. Analicemos algunos detalles que ocurrirán durante el proceso de dentición.

Todo sobre los dientes de leche

El proceso de dentición en los niños

Vaya alegría familiar es la aparición del primer diente de leche asomándose en las encías de nuestro pequeño. A partir de ese momento, el bebé comienza a convertirse en un niño o niña mayor, preparándose para su alimentación, sonriendo a toda luz y presentando un millar de preguntas y cuidados especiales, como los que conocerás a continuación.

Aparición, caída y desarrollo de los dientes de leche
Los pequeños presentan 20 dientes de leche que comienzan a asomarse generalmente a partir de los 4 meses de edad

La aparición de los dientes de leche

Los pequeños presentan 20 dientes de leche que comienzan a asomarse generalmente a partir de los 4 meses de edad. Ya hacia los 7 u 8 meses, la sonrisa está completa, aunque hay bocas en las que puede demorarse un poco más.

El proceso de dentición es un tanto incómodo para los niños, pero hay muchas ayudas que puedes proporcionarle, siendo uno de los favoritos en nuestros tiempos los mordillos de goma blanda, que puedes mantener en la nevera para que el frío reduzca la inflamación, mientras que el morderlos ofrezca un suave masaje a las encías adoloridas.

Salvo indicación del médico, evita frotar productos, medicamentos o líquidos en las encías del bebé. Permite una dentición natural, intentando aliviar la incomodidad y el dolor con frío y con masajes suaves. Será cuestión de semanas hasta que este proceso finalice, luciendo estos dientitos blancos y bellos hasta que comiencen a caerse, generalmente hacia los 5 o 6 años en adelante (hay quienes los pierden antes), y habitualmente en el mismo orden en el que fueron apareciendo en la boca.

Caída temprana de los dientes de leche

Algunas enfermedades y condiciones particulares pueden hacer que los dientes de leche caigan antes de lo debido, es decir, cuando el diente definitivo aún no está listo para salir. Consulta al médico, quien te derivará a un odontólogo infantil para analizar la situación. En ciertos casos se procede a colocar un implante plástico para que no se arruine la dentadura y, en caso de comenzar a asomarse los definitivos vecinos, no ocupen el lugar del faltante.

Cuando comienzan a aflojarse los dientes

Los dientes de leche, una vez listos para caer, se aflojan y sueltan de la encía. Es importante animar a los pequeños a juguetear con él, a moverlo para acelerar la caída, sin dolor ni molestias. Cuando llegue el momento prudente el diente caerá, o bien podemos ayudar al proceso jalando suavemente de él (nosotros o nuestro hijo) para quitarlo. Esto es importante en particular cuando las piezas dentales ya están muy flojas, pues podrían soltarse mientras el pequeño duerme, y en ese caso serían tragadas.

Lo siguiente es esperar a la aparición de los dientes y molares definitivos, menos blancos que los de leche y con bordes algo afilados, que se irán alisando conforme el niño coma sus alimentos sólidos. Hasta tanto no tenga su dentadura definitiva, te recomendamos seguir usando cepillos dentales de cerdas suaves, renovándolos anualmente, y cremas dentales libres de flúor, especialmente formuladas para niños o bien las de adultos (libres de flúor también) de sabores más gentiles que el mentol al que estamos acostumbrados, para alentar a la higiene regular.

"El proceso de dentición es un tanto incómodo para los niños, pero hay muchas ayudas que puedes proporcionarle."

'

"Algunas enfermedades y condiciones particulares pueden hacer que los dientes de leche caigan antes de lo debido."