6 Recetas sin Harina

¿Seguir una dieta limpia te parece complicado? Sólo ten en cuenta estas recetas para una alimentación completa sin harinas, y que puedes ir variando a tu gusto por el tiempo que quieras.

Comer sin Harina, una Alimentación Saludable

Hoy queremos contarte algunas sabrosas comidas sin harina que seguro querrás aprovechar en tus desayunos, almuerzos, cenas y meriendas por igual.

Verás, evitar este ingrediente ya no es un asunto exclusivo de los celíacos y los intolerantes al gluten, sino una nueva tendencia hacia los platillos más livianos pero aún contundentes, que te ayudan a elevar tu salud, sumar energías naturales, y también controlar tu figura, evitando los nefastos agregados artificiales de las harinas modernas.

6 recetas de comidas sin harina. Cómo comer sin harinas. Ideas para preparar platillos sin harina. Cómo evitar las harinas

© Depositphotos.com/tommasolizzul

Los ñoquis de vegetales son muy versátiles, y una comida saludable muy fácil de hacer sin usar harinas.

Cuando quieras comer liviano pero sabroso, ten en cuenta estas recetas fáciles.

6 recetas sin harina

1. Tartas: Las masas de las tartas son prácticas, pero están repletas de ingredientes ocultos que promueven la mala salud, nos hacen engordar, y nos quitan nuestras energías. Para hacer una alternativa sin harina simplemente ralla zanahorias y calabacines, y ponlos en un colador, presionándolos para que pierdan el líquido (puedes recolectarlo y usarlo en otras preparaciones).
Mezcla bien los vegetales ya secos, e intégralos con una cucharada de mantequilla, una clara de huevo (si fuera necesario) y sal y pimienta al gusto. Acomoda en un molde para tartas, y cocina en horno moderado hasta que se seque y apenas se dore en los bordes.

Recetas fáciles para comer sin harina. Dieta sin harina. Recetas de comidas sin usar harinas

Los vegetales de hojas son geniales para hacer tacos y envueltos, ¡y no tienen harina!.

© Depositphotos.com/rohitseth

2. Sándwiches: Haz un sabroso pan sin harina procesando una cabeza de brécol (brócoli) crudo o apenas blanqueado al vapor (y ya frío), y mézclalo con un huevo, sal, pimienta y queso rallado al gusto. Cocina 15 minutos en horno moderado, y termina la cocción de ambos lados sobre una plancha caliente, para dorarlo y lograr una corteza crocante. Luego, prepara tu sándwich como prefieras.

3. Croquetas: Hay muchas maneras de hacer croquetas sin harina. Una de ellas es cocinando vegetales picados o arroz, escurrirlo de sus líquidos, y mezclar con un huevo batido. Fríe la preparación de a cucharadas, y tendrás unas croquetas deliciosas.

Para una versión más contundente, procesa una cabeza de coliflor cruda o apenas blanqueada, escúrrela, y mézclala con lino molido, queso rallado, sal y pimienta al gusto, y una clara o un huevo para ligar bien. Dependiendo de la textura que tengan puedes freír o cocinar al horno.

4. Ñoquis y pastas: En un bol grande mezcla 150 gramos de requesón o de ricotta con 2 cucharadas de salvado de avena, 4 cucharadas de leche en polvo, 1 taza de espinaca picada (u otro vegetal), y 1 a 2 huevos. Agrega sal y pimienta al gusto, y amasa para lograr una consistencia firme pero suave. Modela en una suerte de spatzle, ñoquis, o estira en planchas delgadas y corta en tiras para hacer pastas originales.

5. Pizza: Prepara una masa liviana pero muy sabrosa mezclando en un bol grande 500 gramos de zanahorias/calabacines/brécol procesado con 150 gramos de harina de garbanzos, 1 cucharadita de sal, y pimienta o las especias que quieras, al gusto. Integra en una masa liviana, y acomoda en una placa para pizzas. Cocina en horno moderado hasta que dore en la base y se note cocida por encima; retira del calor, agrega la salsa, el queso y los toppings, y vuelve al horno hasta que el queso se derrita.

6. Masas y wraps: Las tapas para empanadas, las masas para tacos y muchas otras llevan harina. Por eso, prepara una alternativa liviana procesando espinaca, acelga o brécol junto con sal y pimienta al gusto, hasta formar una pasta espesa. Agrega clara de huevo en cantidad necesaria para formar una pasta liviana y fluida, y cocina en una sartén plana como si fueran panqueques, por ambos lados. Puedes darle un punto flexible o crocante controlando los tiempos de cocción.

"Cuando quieras comer liviano pero sabroso, ten en cuenta estas recetas de comidas sin harina."

Recuerda que a veces los platos más simples son buenas opciones. Un filete de carne con vegetales y arroz; un sabroso pescado con vegetales; una rica sopa liviana o cremosa, y una pechuga de pollo o de pavo rellena con jamón y queso, acompañada de ensaladas, son algunas variantes que puedes incluir entre los alimentos sin harina.

"Evitar las harinas ya no es un asunto exclusivo de los celíacos y los intolerantes al gluten, sino una nueva tendencia hacia platillos más livianos pero aún contundentes."