5 Tips para Ser una Buena Mamá

Claves para ser una buena mamá. Tips para ser una mamá ejemplar. Habitos de una buena madre

Disfrutar de cada momento es importante para ser una buena mamá: nadie es perfecto, ¡y todos somos igualmente capaces de ser ejemplares!

© Depositphotos.com/Yaruta

Aprende cómo ser una buena madre para tus hijos, de esas que tanto admiras en las revistas o en los cuentos. Tan solo debes implementar 5 hábitos saludables y muy simples.

5 Tips Prácticos para Ser Buena Madre

Ser una buena mamá pareciera uno de esos planteos filosóficos casi utópicos, cuando pensamos en la realidad cotidiana que nos prueba lo contrario constantemente. Pero tenemos buenas noticias para ti: tú puedes convertirte en una glorificada mujer mereciendo el título y siendo el mejor ejemplo para tus hijos, tan sólo prestando atención a algunas pocas cosas y actitudes de tu día a día.

Aprende estos 5 consejos útiles y prácticos que te enseñarán a ser una madre ejemplar, e inspirar a otras mujeres a tu alrededor a serlo también.

1. Sé la persona que quisieras tener a tu alrededor

Este es bien simple y lo has escuchado hasta el cansancio en numerosos escenarios: no hagas lo que no quieres que te hagan a ti. Si no quieres que tus hijos griten, entonces no les grites tú a ellos; si no quieres que usen palabrotas, cuida tu lenguaje; si no quieres que coman a las apuradas y de pie en la cocina, sino que se sienten a cenar en la mesa familiar, hazlo tú también.

Los niños responden al ejemplo mucho mejor que a los regaños y las amenazas. Preocúpate por comportarte igual como quieres que ellos lo hagan, y estarás sentando un precedente extraordinario.

2. La enseñanza de la lectura

No dejes pasar un día sin leer, al menos un poco: un cuento antes de ir a dormir, un libro infantil a la tarde, lo que sea. Lee con tus niños, y también a solas, en una breve pausa de tu día que cultivará tu mente y tu espíritu, y que dará un genial ejemplo a los pequeños.

"Los niños responden al ejemplo mucho mejor que a los regaños y las amenazas. Preocúpate por comportarte igual como quieres que ellos lo hagan."

Te puede interesar: Cómo lograr una buena comunicación entre padres e hijos

Leer con tus hijos es la mejor manera de enseñarles este saludable hábito que, además de estimular su imaginación, les ayudará a ser mejores estudiantes cuando vayan creciendo. Si tus hijos no quieren leer (cuando ya sepan cómo hacerlo) y prefieren ver la TV, déjalos sólo una hora por la tarde mientras tú te sientas junto a ellos, leyendo. Cuando te interrumpan, diles que estás leyendo, y que cuando termines podrán hacer otra cosa. Mediante el ejemplo aprenderán que la lectura es entretenida, satisfactoria, y verás que pronto abandonan la pantalla para investigar qué es eso que te tiene tan fascinada. En poco tiempo, serán ellos quienes quieran mostrarte a ti sus lecturas.

3. Intégralos a la familia

No dejes que los niños sean miembros pasivos de la familia. Si bien en casa los adultos son quienes “dan las órdenes”, en lugar de tomar una postura casi militar, integra a tus hijos a las cuestiones importantes. Pídeles su opinión, coméntales lo que está sucediendo, hazlos parte. Aprovecha el tiempo de la cena, sentados en familia a la mesa, para debatir asuntos como el destino de las próximas vacaciones o la actividad que se hará en casa ese fin de semana. Déjalos dar su opinión y defender sus puntos de vista. Claro que, en definitiva, la elección la tomarán los adultos, pero ellos se sentirán parte importante e integrada del núcleo familiar.

Tips para ser una buena mamá todos los días. Incorporar hábitos saludables para ser una buena madre

Leer es un hábito saludable para tus hijos, y también para ti. Te ayudará a relajarte, cultivarte, y hará milagros por tu bienestar.

© Depositphotos.com/aletia

Además de darles esta maravillosa sensación de inclusión, también les estarás enseñando a debatir y a exponer sus opiniones de una manera respetuosa, herramienta de comunicación invaluable para sus vidas adultas. En breve, esto conducirá a menos discusiones en familia, a una mejor comunicación, y a un diálogo abierto con tus hijos y con tu pareja que sumará mucho a tu bienestar.

4. Siempre mantén el respeto

Si quieres que tus hijos sean personas respetuosas, debes serlo tú también. Si en la tienda te burlaste de una persona que tumbó toda una estantería, y en el camino a casa insultaste al conductor del coche de adelante por ir más lento de lo que se suponía, entonces no tendrás un piso firme para regañar a tus hijos cuando ellos se burlen de sus hermanos o de sus compañeros de escuela, o que insulten cuando las cosas no salen como ellos quieren. Siempre predica con el ejemplo, no hay mejor ni más efectiva herramienta de educación que esta.

5. La confianza es clave para una familia feliz

Practica la confianza. Si tu hijo te dice que un compañero de la escuela lo golpea o se burla de él o de ella, no lo desestimes. Indaga, habla con la maestra y dale a tu hijo la confianza que necesita. Incuso si notas que no es verdad lo que te está diciendo, habla con tu hijo con respeto y cariño. Dile que investigaste y que lo que te ha dicho no es verdad, pero que comprendes que algo está sucediendo en su vida. Dale el espacio para que te hable de sus emociones, sus inquietudes, y sus problemas con apertura y respeto. No lo regañes, sino comprende por qué está diciéndote eso.

Y claro, no mientas nunca (al menos no permitas que tus hijos te vean mentir, pues todos lo hacemos en algún momento). Si tus hijos ven que mientes y te sales con la tuya, intentarán hacerlo ellos también. Es mejor una verdad dialogada con respeto que una mentira poco saludable.

"Con sólo 5 acciones fáciles de integrar a tu vida poder ser una buena mamá modificando el diálogo y la interacción entre la familia."

Con sólo 5 acciones fáciles de integrar a tu vida modificarás el diálogo y la interacción entre la familia. Esto, a su vez, se traduce en tu mayor bienestar, y habrás aprendido a ser una mamá ejemplar, la reina de un castillo lleno de príncipes y princesas, tal y como lo has visto siempre en la TV.