Cómo servir el champagne

El champagne: reglas para conservarlo y servirlo

Seguro que alguna vez has brindado con champán: aniversarios, fiestas de graduación, fin de año... muchas son las ocasiones donde se utiliza esta bebida alcohólica a modo de celebración, pero, ¿sabes cómo servir el champán de forma profesional?. Sigue nuestros consejos para saborear aún más la próxima copa que tomes.

Cómo conservar el champán

Lo primero que debes hacer después de comprar la champaña es dejarla en un sitio fresco, sin luz y sin frío excesivo: una temperatura de entre 6 y 14 grados Celsius resulta adecuada. Conviene también dejar la botella tumbada y fuera de olores agresivos.

El próximo paso es decidir qué copa vas a utilizar. La más típica es la llamada flauta, de forma alargada y estrecha, de cristal, y pese a que conserva bien la temperatura no se puede catar por medio del olfato por su exagerada estrechez.

Otra opción es utilizar una copa Pompadour, mucho más ancha que la anterior, pero que resulta ser poco adecuada, ya que el líquido se calienta demasiado rápido y en unos minutos no hay nada de gas.

Lo más recomendable, según los expertos, es utilizar copas tulipas para beber champagne, que tienen la boca más estrecha y la base más ancha. De esta forma ni se pierde la temperatura o el gas, pero a la vez deja apreciar el sabor olfativo por contar una boca más estrecha que la Pompadour.

Por lo general, el champagne mientras más frío mejor sabe. Aunque no se recomienda conservarlo en frío, es conveniente que unas tres o cuatro horas antes de degustarlo lo metas en la nevera. Así, a la hora de servir la copa, el líquido se encontrará a una temperatura un poco por debajo de 9º C, la ideal para degustarlo.

Cómo servir el champagne

Cuando lleguen tus invitados, espera el momento preciso para sacar la botella del refrigerador (si lo haces demasiado pronto no tendrá la mejor temperatura). Para llenar la copa de champagne, hazlo de la siguiente manera: inclina la copa ligeramente, de forma que el líquido se vierta sobre la pared del cristal y no sobre el fondo. Así conseguirás que las burbujas se mantengan por más tiempo. Al verter el líquido espumoso, la velocidad debe ser constante y normal, ni tan veloz como para formar demasiada espuma al principio, ni tan lento como para que quede claro.

Finalmente, llena la copa casi al completo, dejando apenas un centímetro entre la espuma y la parte posterior del vaso. Al contrario de lo que muchos creen, no pasa nada si necesitas verter el líquido más de una vez, aunque igualmente también se puede hacer de golpe.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo servir el champagne, te sugerimos que visites nuestra sección Vinos - Espumantes.

Esta nota te fue útil?
18 valoraciones.
El 94% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social