¿Qué puedo lavar en un lavavajillas?

Todo lo que puedes lavar en un lavavajillas

La máquina lavaplatos, o lavavajillas, es un gran aliado en el hogar. Infaltable en familias numerosas, deseado en hogares donde se recibe a muchos invitados, y soñado por todos quienes tienen algún pequeño tedio a la hora de lavar la vajilla. Y, si estás buscando más motivos para comprar tu máquina lavavajillas, aquí te contamos de otros objetos y elementos que puedes lavar con este singular y útil artefacto.

Cosas que puedes colocar en el lavavajillas

La vajilla que puedes colocar es, en verdad, más que amplia. Salvo contraindicación (un sello al dorso del plato o del elemento que diga explícitamente "no apto para lavavajillas"), puedes lavar platos de diversos tamaños, vasos, copas, tazas, ensaladeras, compoteras, bols, sartenes, ollas, todo tipo de cubiertos y utensilios y, prácticamente, cualquier elemento de cocina.

Algunas prendas de vestir pueden ser colocadas en el lavavajillas, en particular aquellas con manchas de grasas. Procura que las prendas sean resistentes al lavado caliente y al roce, como gorras deportivas, calzados livianos y otros. Carga la máquina sólo con estas prendas, y asegúrate de que queden bien sujetas a las parrillas. Si las colocas junto con vajilla, procura que éstas no tengan restos de alimentos, pues quedarían adheridos a las telas.

Además de ropa específica, hay otros elementos que también pueden ser lavados en el lavavajillas, como decoraciones pequeñas, juguetes o muñecos plásticos. También algunas herramientas, como las de jardinería o herramientas livianas que resistan los lavados. Pero siempre, en cada caso, asegúrate de que queden sujetas a las parrillas o colócalas en el contenedor de los cubiertos.

Y hay más objetos del hogar de difícil limpieza que pueden ser colocados en el lavaplatos, como las paletas de un ventilador, las tapas de los enchufes y llaves de luz, las cubiertas de aires acondicionados pequeños o de ventiladores, las rendijas de los ductos de ventilación, hasta las tapas plásticas del toilette o la almohadilla del mouse. Eso sí: ¡no los laves con los platos o la vajilla!

Lo que no debes poner en el lavaplatos

Algunos utensilios suelen ser lavados en el lavaplatos, pero no deberías hacerlo, pues minimizas su vida útil sin saberlo. Por ejemplo, los cubiertos y utensilios con mangos de madera absorben humedad que, a la larga, terminará por afearlos. Lo mismo se aplica a las tablas de picar, y los adornos, platos y elementos de madera.

Otros elementos que no deben ir en el lavavajillas son los metálicos que no sean inoxidables, como cuchillos artesanales, cuchillos multifunción, implementos de cocina metálicos (incluyendo sartenes, ollas y otros), acero quirúrgico, aluminio u otros oxidables.

Los elementos vulnerables al calor no deben ir en la lavaplatos, como cepillos de cerdas plásticas (ya sean de dientes, de cabello o de limpieza), pues podrían deteriorarse. Los elementos plásticos con piezas móviles o que pudieran desprenderse podrían ser lavados si los colocas dentro de una bolsa de lencería para el lavarropas, pero no sueltos, pues sus elementos podrían desprenderse y arruinar tu lavavajillas.

De igual modo, hay también objetos que sí pueden ser lavados en la máquina, pero estarán mejor si lo hacemos a mano. Aquí incluimos los más delicados, que podrían romperse con el roce, el movimiento, o chocando entre sí. El ejemplo más clásico son las copas de cristal de diferentes medidas, y los pequeños adornos o figurines delicados.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Qué puedo lavar en un lavavajillas?, te sugerimos que visites nuestra sección Electrodomésticos.

Esta nota te fue útil?
11 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social