Cómo preparar el jardín para el invierno

Cuidados del jardín para el invierno

Se va aproximando la estación fría del año y dejamos de visitar tan seguido el jardín. Pero, aunque el clima no nos acompañe para disfrutar del aire libre, no debemos desatender este importante sector del hogar.
Repasemos las acciones que debemos llevar a cabo para preparar el jardín ante la llegada del invierno.

Protección de macetas y especies no aptas para el frío

Si tienes macetas con especies que no soportan el frío, es momento de trasladarlas a un patio interior o a alguna habitación ventilada del hogar, cerca de una ventana para que reciban la luz del sol. No las dejes afuera, pues se quemarían con las primeras heladas del invierno.

Las plantas de piso no aptas para el frío pueden ser protegidas con una solución simple, aunque poco estética: coloca bollos de papel periódico o trocitos de isopor en el piso, y luego cubre envolviéndola con plástico incoloro, sujetándolo con una soga. Durante las horas más cálidas del día recuerda abrir el envoltorio plástico para permitir que la planta respire y se oxigene.

Cómo regar el jardín durante el invierno

A pesar de que en invierno las plantas no requieren de tanta agua como en la estación de calor, no debes dejar de hacerlo. En verano hay que regar a diario, mientras que en otoño podemos hacerlo tres a cinco veces por semana.

Por su parte, en invierno debes regar a la mañana, para evitar el congelamiento del agua en el piso y en las plantas, y hacerlo directamente en el piso, nunca sobre hojas, tallos o flores. Con dos riegos semanales será suficiente, aunque la frecuencia e intensidad dependerá de cada especie en particular.

Fertilizantes, poda y otros cuidados en invierno

En el comienzo del invierno, mientras las plantas se preparan para el frío y van retrotrayendo la savia hacia su base, es el momento adecuado de fertilizar y fortalecer la tierra con nutrientes y vitaminas. Remueve el suelo en un horario algo cálido, sin exponer las raíces al aire, y complementa con los productos. Vuelve a acomodar la tierra y riega inmediatamente, para fijar los nutrientes a la raíz y la tierra.

Una vez pasadas las primeras heladas de la temporada es el momento de la poda. Hazlo a conciencia, dependiendo de cada especie, en las ramas ya fijadas y por sobre los nudos o salientes de grupos de hojas de cinco o más unidades. Recuerda podar después y no antes de las primeras heladas, para evitar lastimar a la planta.

Luego de cortar en prolijos cortes en diagonal, aplica un producto preventivo que proteja a la planta de los insectos y amenazas climáticas.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo preparar el jardín para el invierno, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social